El entrenamiento de las palabras en Atlético

Charla larga y tendida en el “decano” luego del pobre empate ante Unión.

RECONCILIADO. Rodríguez hizo fútbol normal y podría volver a jugar el sábado. la gaceta / foto de héctor peralta RECONCILIADO. Rodríguez hizo fútbol normal y podría volver a jugar el sábado. la gaceta / foto de héctor peralta
17 Junio 2015
Como si hubiese estado castigado luego de haberse portado muy mal el lunes ante Unión de Mar del Plata, Atlético practicó ayer en un rincón. La última cancha del complejo Ojo de Agua, la que da con los límites del predio, propiedad del “decano”, fue la elegida por el cuerpo técnico para entrenar y para hablar. Sobre todo para esto último.

Con el césped de la cancha principal en pleno tratamiento, el “Vasco” reunió a sus muchachos y entre todos efectuaron la devolución tradicional del postpartido. Eso sí, luego del -sin dudas- el peor empate del torneo, las palabras abundaron.

“Se habló mucho del partido. El ‘Vasco’ nos dijo que era para terminar el primer tiempo con una diferencia de dos o tres goles”, admitió Juan Martín Imbert, quien justamente tuvo en sus pies la posibilidad de extender esa ventaja que finalmente terminó desapareciendo sobre el final del primer tiempo. “Cada uno hará su autocrítica y sabrá las cosas a corregir pero somos un grupo y primero está lo colectivo”, se explayó el tucumano.

Pero no sólo Azconzábal tomó la palabra antes de comenzar con los trabajos de recuperación física. “Hablamos todos, cada uno dio su punto de vista. El ‘Vasco’ tiene el suyo, aunque desde afuera se ve diferente. Pero en lo que todos coincidimos es en la gran cantidad de chances que perdimos en el primer tiempo”, agregó Francisco Grahl, como para terminar de colorear la escena del día después al 1-1 frente al segundo peor equipo de la temporada.

El partido de Los Andes no sólo aparece como una revancha para el grupo sino como una obligación de mostrar una cara muy diferente a la que enseñó durante esos 45 minutos finales. Ese tipo de rendimientos, seguidos de estas charlas extensas y el reconocimiento de errores propios y ajenos, generalmente traen aparejados varios cambios. ¿Serán sólo de nombres o incluirá un retoque de sistema luego de no poder vulnerar a su rival del lunes?

“No, no creo que haya cambio de sistema. Con ese mismo sistema creamos las chances del primer tiempo. Ese no es el problema”, afirma Grahl.

De todas maneras, tal como dijo luego el volante, esa será decisión de Azconzábal entre hoy y mañana, cuando diagrame su plan futbolístico para viajar a Buenos Aires. Justamente pensando en ese duelo, lo único que le provocó una sonrisa al técnico en la jornada de ayer fue la evolución de Luis Rodríguez tras su desgarro. El “Pulguita” hizo fútbol a diferencia de Emanuel Molina (también desgarrado, sólo hizo diferenciado) a la par de Franco Quiroga, otro que podría volver.

Sin embargo, el cambio más importante no responderá a nombres y quizás empezó a gestarse ayer.

Comentarios