Fayt dijo que está bien de salud y que no va a renunciar

El magistrado, de 97 años, rompió el silencio y aseguró que está “trabajando como siempre”

JUEZ AGRADECIDO. Carlos Fayt destacó el apoyo recibido en estos días.   la nacion.com JUEZ AGRADECIDO. Carlos Fayt destacó el apoyo recibido en estos días. la nacion.com
10 Mayo 2015
BUENOS AIRES.- El vocal decano de la Corte Suprema de Justicia Carlos Fayt rompió ayer el silencio y negó tener problemas de salud, a la vez que manifestó que sigue llevando adelante su tarea de juez supremo sin mayores novedades.

“Me encuentro bien. Estoy trabajando como siempre y seguiré así mientras Dios me dé fuerza, vida y plenitud”, expresó Fayt luego de las críticas de dirigentes kirchneristas que pusieron en duda su estado de salud.

En una corta entrevista, el juez de 97 años también agradeció el apoyo que recibió, tanto de los ciudadanos como de las instituiones, frente a los cuestionamientos por su avanzada edad para ejercer su labor como magistrado.

“Tengo un poco de garganta y hasta tengo buena voz, pero no es la misma cuando estoy sano que cuando estoy enfermo”, señaló Fayt a radio América, donde el conductor, el abogado Jorge Rizzo, advirtió que al momento de la entrevista atravesaba un cuadro gripal.

El magistrado también destacó que está en contacto “con todos los abogados” y hasta sostuvo que los letrados tendrían que tener “un programa de televisión propio” para “poder tener una voz y decir lo que piensan”. En tanto, agradeció “las manifestaciones de aprecio” que recibió “a través de la prensa, la radio y la televisión y de internet, con los comentarios virtuales de todos”.

La polémica sobre la salud de Fayt se generó luego de que el Gobierno nacional denunciara que el magistrado firmó desde su casa la acordada que determinó la reelección del titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, con ocho meses de anticipación.

Al respecto, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sostuvo esta semana que la acordada del 21 de abril, firmada por Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Fayt “falsea la verdad”, porque el juez de 97 años no participó en el acto en el que se firmó el documento.

Ante este escenario, el diputado kirchnerista Carlos Kunkel instó a Fayt a que se presente en la Comisión de Juicio Político para que vaya a platicar y “demostrar que no son ciertas las afirmaciones de que no está en condiciones de ejercer la función”; luego de increíbles denostaciones de parte del kirchnerismo a la figura del juez.

Impunidad
Al respecto, el abogado constitucionalista Daniel Sabsay atribuyó los durísimos ataques del Gobierno contra Fayt, a su “voluntad de poner jueces amigos” en el alto tribunal para lograr “impunidad” frente a investigaciones de corrupción que involucran a funcionarios.

Para Sabsay, los argumentos de la Casa Rosada para embestir contra el juez, no sólo “no tienen ningún valor, sino que, incluso, se contradicen”, y consideró preocupante esta situación “porque habla de que en la Argentina el principio de separación de poderes es sumamente débil”.

Sabsay estimó gravísimo el reciente escrache que la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, lanzó contra la Corte, cuando tildó de “mono” a Lorenzetti, y de “momia” a Fayt. El catedrático añadió que lo que busca la Casa Rosada de la Justicia es un “reaseguro a futuro si el Frente para la Victoria no ganase las elecciones”.

“Acá se instauró una concepción desde la cual se piensa que el único poder es el Ejecutivo y los demás tienen que alinearse”, completó.

“Sabe lo que firma”
El ex integrante de la Corte Adolfo Vázquez también rechazó de plano las críticas del kirchnerismo contra Fayt, al asegurar que el juez del alto tribunal “sabe perfectamente lo que firma”, y advirtió que el magistrado está en medio de un tironeo entre oficialismo y oposición y lo “van a terminar descuartizando”.

El ex juez sostuvo que es una práctica “sumamente habitual” que los jueces firmen sentencias en sus domicilios o donde “constituyan sus despachos”, y aclaró que sólo en el “10%” de los casos los magistrados redactan sus resoluciones de principio al fin; por lo general lo hacen sus secretarios. “Esto no implica ningún delito”, afirmó.

Vázquez, integrante de la llamada “mayoría automática” de la Corte durante el menemismo y que renunció en 2004 en medio de un pedido de juicio político, se declaró amigo del juez Fayt, con quien, dijo, “fue un honor trabajar durante 10 años”. Al rechazar los durísimos cuestionamientos de referentes kirchneristas contra el magistrado por su supuesta incapacidad para ejercer el cargo dada su avanzada edad, sostuvo que “Fayt sabe perfectamente lo que firma”.

“Hasta donde yo sé, no hay ninguna causal de inhabilidad” contra el juez más veterano del alto tribunal, insistió. “Es una verdadera situación inhumana la que están haciendo con este señor”, advirtió. (DyN)

Comentarios