“La danza produce un desarrollo integral del ser”

Patricia Sabbag cumple 10 años al frente del Ballet Contemporáneo y se propone profundizar el vínculo entre cultura, salud y educación

12 Dic 2014
1

UNA ARTISTA INTEGRAL. Sabbag apuesta a una formación completa. la gaceta / foto de INÉS QUINTEROS ORIO

Hace 13 años, la danza contemporánea alcanzó un escalón institucional relevante en la provincia con la constitución de un grupo oficial de bailarines, que hoy es el Ballet del género depende del Ente Cultural de Tucumán. Desde hace una década, Patricia Sabbag es la directora del grupo, y hoy lo festejará con un acto protocolar a las 20, en el Teatro Orestes Caviglia (San Martín 251).

“En estos años, pudo despegar sus alas y es sinónimo de una cultura viva y dialéctica que se alimenta desde un público que ha crecido y crece constantemente: sentimientos, sonrisas, colores y energía”, sostuvo a LA GACETA.

En la celebración, los integrantes del cuerpo oficial interpretarán “El mar” (con música de Claude Debussy) y Marga Fuentes dejará habilitada una muestra de fotografías que recorre su trayectoria desde los inicios hasta la actualidad.

- ¿Cómo evolucionó el Ballet Contemporáneo en este tiempo?

- El público del ballet ha crecido, mucha gente se ha acercado a vernos por primera vez y hoy son asiduos seguidores de nuestro trabajo. Es un orgullo para Tucumán tener un ballet, lo que me genera una gran satisfacción. Vivimos etapas de cambio en nuestro país y ello nos ha llevado, como artistas, a incorporar temáticas y experiencias vinculadas a la inclusión social y eso se ha manifestado en el público también. El ballet es hoy mas abierto, convocante y receptivo a los estímulos de la sociedad: hemos logrado sacar a la danza contemporánea de un círculo reducido, y al mismo tiempo hemos logrado niveles técnicos y de ejecución del más alto nivel artístico. Todos mis bailarines son mis ídolos, porque sin ellos la danza no podría ser. Marta Diez, Gastón Gutiérrez y Mónica Castro Lorca tuvieron papeles como solistas siempre.

- ¿Los objetivos trazados se cumplieron?

- Trabajar como gestora, maestra y coreógrafa fueron los ejes de mi dirección artística. Así tuvimos la oportunidad de trabajar con maestros destacados como Maximiliano Guerra u Oscar Aráiz, de visitar otras provincias y de recorrer Tucumán. Como maestra fue fundamental formar a bailarines con técnicas que no existían en la provincia y me alegra que ahora ellos puedan volcarlas con sus propios alumnos. La danza produce un desarrollo integral del ser humano, es una herramienta para comunicarte en calidades diferentes. Los movimientos nacen de nuestra vida, de nuestras experiencias, de nuestras sensaciones para volcarlos en un lenguaje que se transforma en coreografía.

- ¿Cuáles son los planes a futuro?

- El principal es trabajar el vínculo profundo y constitutivo entre cultura, salud y educación, trabajando en conjunto para mejorar la sociedad. También busco que la danza contemporánea crezca en la cultura tucumana, sea un referente y pueda llegar a todos los rincones de la provincia. Para ello, realizamos presentaciones de manera regular en distintas localidades del interior de la provincia.

Comentarios