Preocupa el avance de la violencia social

El secretario de Seguridad y el camarista Roldán Vázquez pidieron recuperar los valores

11 Diciembre 2014
La figura legal de la legítima defensa fue analizada ayer por el camarista penal Pedro Roldán Vázquez y por el secretario de Seguridad, Paul Hofer, ante este nuevo caso en el que un presunto ladrón es asesinado por una víctima.

Este fue el quinto caso de esta índole que se registró en este año. “Esta especie de proliferación de violencia defensiva que se percibe como una ola de inseguridad no debe llevar a un desgaste de los valores fundamentales que son el valor a la vida y el valor al derecho mismo”, dijo Roldán Vázquez. Además llamó a la sociedad a no excederse en la defensa y contribuir con la disminución de la violencia.

También explicó que, en la mayoría de los casos, resulta difícil establecer cuando una acción fue ejecutada en legítima defensa. “Tiene que haber una agresión que posibilite una reacción, debe haber una provocación suficiente”, concluyó.

A su vez, Hofer se refirió a la reacción social. “Desde lo humano uno comprende los hechos de justicia por mano propia y los linchamientos. Ahora, desde lo legal es un tema delicado que nos tiene preocupados porque todo tiene una consecuencia”, remarcó.

El funcionario destacó la necesidad de que la sociedad conozca cuáles son las consecuencias de estos actos. “Hay que tomar conciencia sobre las implicancias que tienen este tipo de situaciones. Tenemos una sociedad mucho más violenta”, afirmó.

También remarcó la urgencia de “trabajar en una cultura de la legalidad, en la convivencia y en respaldar las instituciones”. En este contexto, recordó los datos difundidos por la Corte Suprema de Justicia que indican que el 57% de los homicidios cometidos en 2013 ocurrieron en ámbitos de violencia familiar o vecinal. “Esto habla del nivel de falta diálogo y de respeto que existe. El mensaje es ese”, consideró.

Comentarios