Moisés vuelve subido a un tanque de Hollywood

Christian Bale interpreta al héroe bíblico en esta superproducción dirigida por Ridley Scott y que costó 140 millones de dólares

03 Diciembre 2014
La temporada de tanques se abrió con Russell Crowe en la piel de Noé y se cierra con Christian Bale interpretando a Moisés. A falta de guiones originales, Hollywood revisita el clásico que Cecil B. De Mille narró en dos ocasiones, en 1923 (con Theodore Roberts como Moisés) y en 1956 (a caballo de la emblemática actuación de Charlton Heston). No fueron las únicas versiones de la historia, y con toda seguridad “Éxodo: dioses y reyes” no será la última. Así de generosa es la Biblia si hablamos de cine.

Cuando la trama es archiconocida el desafío pasa por cómo contarla. Ese fue uno de los motivos que llevaron a Ridley Scott a subirse al proyecto. Se sabe que Moisés se peleará con su medio hermano, el faraón Ramsés, en el afán de rescatar al pueblo judío de la esclavitud a la que estaba sometido en Egipto. Habrá plagas, batallas y un mar que se abre en el momento justo. Al guión lo escribieron cientos de años antes del cristianismo, así que la tarea de Adam Cooper, Bill Collage, Jeffrey Caine y Steven Zaillian fue acomodarlo en función de los 140 millones de dólares invertidos en la película.

Cerca de cumplir los 80 años, Scott mantiene el entusiasmo y la vitalidad. También las ganas de comprometerse en producciones de esta envergadura. De hecho, está en pleno rodaje de “The martian”, regresando a uno de sus grandes amores: la ciencia ficción. La pericia narrativa de Scott (“Los duelistas”, “Blade runner”, “Alien”, “Thelma y Louise”, “Gladiador”) es un recurso imprescindible para que la aventura de Moisés fluya durante dos horas y media con naturalidad.

Se sabe que la película es pródiga en escenas espectaculares, en especial las que describen las plagas bíblicas y el cruce del mar Rojo. La imponencia de la puesta en escena representa un homenaje a las gigantescas predecesoras de “Éxodo...”.

Durante la filmación, desarrollada en gran parte en Almería (España), Bale lució absolutamente compenetrado con el personaje. El suyo es un Moisés atormentando por los violentos cambios que cruzan su vida, pero a la vez determinado a cumplir con su objetivo. Eso lo llevará a lastimar a quienes consideraba familiares y amigos.

“Ha sido algo muy grande para mí, aparte de darme cuenta de que no tenía ni idea acerca de Moisés en absoluto, era un personaje complejo”, sostuvo Bale, protagonista de la trilogía de Batman que dirigió Christopher Nolan. El actor confesó que su formación religiosa era elemental (“sólo las clases de la escuela dominical”), por lo que se sumergió en la lectura de numerosos libros para prepararse, entre ellos la Torá, el Corán y una biografía escrita por Jonathan Kirsch.

¿Y qué hay del gran enemigo de Moisés? “Ramsés no es un villano. Su misión es defender al pueblo egipcio y hará lo que esté a su alcance para lograrlo”, destacó Joel Edgerton, a quien le toca el rol de faraón. En el amplio y prestigioso reparto figuran también Aaron Paul (Josué), Ben Kingsley (curiosamente, hizo de Moisés en un filme de 1995), Tara Fitzgerald, Sigourney Weaver, María Valverde y John Turturro.

La elección de un elenco blanco y occidental provocó controversias con los puristas de la religión. “¿Qué querían? ¿Que hiciera una película con Juan de los Palotes? ¿Quién me iba a financiar”, les contestó Scott,

Comentarios