El Gobierno confía en convertir en ley el nuevo Código Civil

El oficialismo espera superar los 129 diputados que necesita para impulsar cambios en fertilización asistida, matrimonio y divorcios.

29 Sep 2014
1

DEFENSA. La diputada García (FpV) criticó a la oposición por un planteo. 24con.com

BUENOS AIRES.- El oficialismo de la Cámara de Diputados buscará convertir en ley el miércoles el proyecto de reforma y unificación del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, que presenta innovaciones en temas como la fertilización asistida, el matrimonio, el divorcio y las uniones por convivencia, entre otros puntos.

De aprobarse, el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación entrará en vigencia a partir de enero de 2016.

Sin realizarle modificaciones al texto aprobado en noviembre de 2013 por el Senado, el kirchnerismo en Diputados confía en aprobar esta norma en una sesión en la que la oposición ya adelantó que planteará objeciones reglamentarias sobre el tratamiento.

Desde el bloque del Frente para la Victoria ya descartaron la posibilidad de hacer lugar a esos reclamos; por lo que llegarán a la sesión con el quórum y los números para obtener la mayoría en las votaciones contabilizando sólo a los propios diputados y a los habituales aliados.

Así, para miércoles al mediodía, cuando se iniciará la sesión, en el bloque que preside Juliana Di Tullio aspiran a reunir entre 134 y 136 diputados, con lo que superarían los 129 que marcan el número necesario para iniciar una sesión.

Propios y aliados

Para alcanzar el quórum cuentan a los 118 diputados propios, a los siete del Frente de Santiago del Estero, a los tres de Nuevo Encuentro, tres del Movimiento Popular Neuquino, uno del PJ La Pampa, dos de diferentes partidos provinciales Fueguinos; y la posible presencia de Ramona Puchetta (ex aliada del piquetero Raúl Castells) y de Omar Plaini (hombre cercano al titular de la CGT opositora, Hugo Moyano).

Esos mismos diputados serían los que horas después votarían a favor del proyecto, teniendo en cuenta que la oposición realizará las objeciones reglamentarias en el primer tramo de la reunión y luego decidirá si se retira de la sesión o si permanece hasta el final para votar en contra.“No se puede tratar en la Cámara un proyecto sin dictamen de comisión, salvo sobre tablas con una mayoría especial. El proyecto está vigente, pero para ser tratado requiere un dictamen en el que hayan intervenido los actuales diputados de la Cámara y no otros anteriores que ya no pueden asesorar a la Cámara sobre qué cosa hacer”, señalaron los diputados de la mayoría de los bloques opositores en una nota enviada a la Presidencia de la Cámara y anticipando lo que el miércoles plantearán en el recinto. La nota fue impulsada por el radicalismo, el PRO, el Frente Renovador, el Frente Amplio Progresista, Unidad Popular y la Coalición Cívica; y no fue respaldada por los diputados peronistas opositores referenciados en el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, y en los líderes puntanos Rodríguez Saá.

Consultada por Télam sobre este planteo reglamentario, la secretaria parlamentaria del bloque del Frente para la Victoria, María Teresa García, calificó a quienes lo llevan adelante de tener actitudes “irresponsables y caprichosas”.

Cinco por la minoría

Para llegar a su aprobación legislativa, el proyecto, presentado en marzo de 2012 por la presidenta, Cristina Fernández, fue objeto de audiencias públicas que se realizaron en más de 20 ciudades del país, previo a que la comisión bicameral emitiera el dictamen.

Además del dictamen de mayoría, que lleva la firma del Frente para la Victoria, existen otros cinco de minoría pertenecientes a la UCR, el PRO, Unidad Popular, el Frente Peronista y Compromiso Federal (sector de Rodríguez Saa). (Télam)

Comentarios