Bachelet envía más policías a las calles, luego del atentado

“No permitiremos que un grupo de terroristas cobardes afecten nuestra vida”, afirmó El fiscal especial a cargo del caso confirmó que un video muestra a dos jóvenes poniendo la bomba. Críticas opositoras

10 Sep 2014
1

EN LA ESTACIÓN ESCUELA MILITAR. Un policía toma fotos en el restaurante donde explotó la bomba. reuters

SANTIAGO.- La presidenta chilena, Michelle Bachelet, prometió aplicar “todo el peso de la ley” contra los autores del atentado explosivo al tren subterráneo de la capital, que el lunes dejó 14 personas heridas. “No nos va a temblar la mano”, dijo la mandataria, tras encabezar una cumbre del Consejo de Seguridad en La Moneda. “No permitiremos que un grupo de terroristas y cobardes afecten nuestra vida”, ahondó.

El fiscal Christian Toledo, a cargo de las pesquisas, confirmó por su parte que existen grabaciones de video que muestran a dos jóvenes presuntamente poniendo la bomba, un extintor relleno de pólvora. Las autoridades, que definieron el hecho como un acto “terrorista” y “criminal”, pidieron a la ciudadanía llamar a la policía ante cualquier indicio sospechoso. “La colaboración de la comunidad resulta fundamental, necesitamos una actitud vigilante”, sostuvo Bachelet sobre la explosión de este lunes en la estación Escuela Militar del tren subterráneo.

Por lo menos, dos de estos avisos, que resultaron falsos, obligaron a movilizar a comandos antibombas hacia una estación del metro en la periferia de la capital y a una esquina del barrio cívico.

El ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, quien confirmó el despliegue de cientos de policías encubiertos en el tren subterráneo, recordó que en los últimos nueve años hubo 300 atentados en el país.

En las calles de Santiago se observó ayer una mayor presencia de policías y el sistema de subterráneo inhabilitó los basureros en sus estaciones como medida preventiva. El subsecretario de Interior, Mahmud Aleuy, afirmó que espera que el atentado del lunes no aliente nuevos incidentes en torno a la conmemoración del 11 de septiembre de 1973, cuando fue derrocado el socialista Salvador Allende. En torno a la fecha suele haber violencia, disturbios y explosiones de bajo poder. Pinochet gobernó con mano de hierro durante 17 años hasta 1990 y murió sin haber sido condenado por la desaparición de miles de personas, dejando para muchos chilenos una herida abierta. Aleuy destacó que se han identificado 38 posibles focos conflictivos en el marco de la conmemoración del golpe.

Desde la oposición, que calificó el hecho como el peor atentado terrorista en más de 20 años, surgieron voces contra la política de seguridad del gobierno, que asumió el poder en marzo.

“El Ministerio del Interior ha sido sobrepasado por los hechos de violencia”, reclamó el senador conservador Víctor Pérez, de la Unión Demócrata Independiente. “Ha habido ceguera y sordera ante el terrorismo”, agregó el diputado Ernesto Silva. El ex ministro del Interior Andrés Chadwick dijo que “hay que dejar de lado las ambigüedades que han existido por largo tiempo por parte de la Concertación y debilidades y confusiones por parte de las autoridades, obviamente que ayer tenía que ser invocada la ley antiterrorista”.

Entre las víctimas, trabajadores y usuarios del subte, nueve ya fueron dadas de alta y cinco permanecen internadas, entre ellas un venezolano de 36 años.

En medio de la vorágine, el canciller Heraldo Muñoz descartó que el hecho provoque un retiro de las inversiones extranjeras en Chile. (Reuters-DPA)

Comentarios