Logran una quimio sin efectos adversos para tumores oculares

Se aplica en el hospital Garrahan. Más tolerancia y conservación del ojo.

25 Feb 2014
1

APLICACIÓN. El tratamiento se da en el hospital Garrahan. FOTO TOMADA DE MSPTUCUMAN.GOV.AR

Un equipo interdisciplinario de científicos de distintas instituciones logró desarrollar y aplicar una quimioterapia ocular que no produce efectos adversos. Se usa para el tratamiento de retinoblastoma avanzado que representa el 15 % de todos tumores de niños menores de un año. La nueva terapia permite conservar la visión y es muy bien tolerado por los niños.

La terapia se realiza en el Hospital Garrahan, posicionado como el tercer instituto a nivel mundial en cantidad de pacientes tratados y como pionero a nivel latinoamericano en implementación de la técnica, informó Prensa del Conicet.

La investigación estuvo a cargo de Guillermo Chantada, médico principal del Servicio de Hematología-Oncología de ese hospital, en colaboración con Paula Schaiquevich, investigadora adjunta del Conicet en la Unidad de Farmacocinética Clínica del Garrahan. Los resultados fueron publicados en las revistas IOVS, Pediatric Blood & Cancer y Ophthalmology.

“El retinoblastoma es la principal neoplasia intraocular en pediatría. Generalmente afecta a menores de tres años y es el tumor maligno sólido más frecuente en el servicio de Hematología-Oncología del hospital. Si bien la tasa de sobrevida en Argentina es del 95%, en los casos en que el tumor se disemina de la retina hacia el humor vítreo la terapia convencional indi la enucleación – remoción – del globo ocular”, resalta Chantada.

Además, aunque en el 60 % de los pacientes el retinoblastoma se presenta en un solo ojo, en el 40 % restante compromete a ambos, por lo que la enucleación llevaría a la ceguera permanente.

Por esto la prioridad de aumentar la tasa de preservación ocular sin peligrar la sobrevida del paciente. “La tolerancia a este tratamiento es excelente, a los niños no se les cae el pelo, no se internan, no les bajan las defensas. Realmente es otro mundo comparado con la quimioterapia convencional, causamos mucho menos daño y no exponemos al paciente a los efectos a largo plazo de las demás terapias”, valoró el médico.

“Esta terapia superselectiva consiste en administrar al paciente una droga quimioterápica, o una combinación de ellas, directamente en el torrente sanguíneo del ojo mediante un microcatéter”, explicó el especialista. “Con este tratamiento se logran concentraciones más altas de la droga en el vítreo y por ende la reducción del tumor”, añadió.

Comentarios