La sorpresa de reconocerse en "Calabromas"

06 Noviembre 2013

Licenciada Carolina Gallo - docente de Comunicación Audiovisual


En general, la televisión tiene incidencia en la audiencia en estos parámetros: lenguaje, vestimenta y pautas de comportamiento ante situaciones específicas. En particular, el programa de Calabró, "Calabromas", pudo más que incidir, porque al nivel superficial muchos se apropiaron de "tu ruta es mi ruta" para acercarse a una chica. Pero en profundidad, sus personajes no sólo incidieron sino que coincidieron con las motivaciones del humor familiar. Todos reían. El antihéroe, que era el gen de sus personajes, tenía una picardía que se tambaleaba entre lo infantil, lo bizarro, lo familiar, el estereotipo argentino del ganador, el winner porteño, el simpático, el que carga, se burla, pero no hiere. Es decir, el que busca la complicidad de la risa sin altanerías. El humorista buscaba las estrategias más sólidas para no caer en las malas palabras, en el facilismo del humor vulgar. Flotaba en el ambiente el doble sentido sin tocar el pudor de aquella abuelita que también era parte de su audiencia, en el contexto de los 80; en esa época, sería una abuela nacida en los 20'.

Para analizar la incidencia de un programa se tienen en cuenta la época, la actualidad de la que emerge, la amplitud y heterogeneidad del público y la franja horaria. En Tucumán la mayoría tenía sólo dos canales, los de aire, por lo que había dos posibilidades para elegir programación. Había un porcentaje de la población que no tenía televisor; sin embargo, la mayoría sabía quién era Johnny Tolengo, los niños querían los anteojos estrafalarios y los adultos esperaban más acá en los noventa a El Contra.

Particularmente pienso que es un programa que antes fue influido por la población a la que le respondía adecuadamente. Los estereotipos fueron recogidos de la gente, por lo que la fórmula parecía ser la de exaltar simplemente lo que se veía en las calles; la sorpresa era reconocerse como audiencia en "Calabromas".

Publicidad
Comentarios