Cristina mejora y sus ministros la esperan ansiosos

Pasados los comicios legislativos, y tras la debacle kirchnerista por la pérdida de votos a nivel país, y del poder político en varias provincias, las miradas vuelven a centrarse en el regreso de la Presidenta. El núcleo más duro de su entorno clama por su vuelta a la Casa Rosada porque no tolera a Boudou. La oposición desliza que no volvería a su cargo.

01 Noviembre 2013
BUENOS AIRES.- La presidenta, Cristina Fernández, presentaba ayer una "favorable evaluación postoperatoria" con un "examen neurológico normal" y "sin manifestaciones cardiovasculares dignas de mención", de acuerdo al último parte médico de la Fundación Favaloro. "Al cumplirse el mes de la intervención se hará una nueva neuroimagen de control y se reevaluará la situación médica para el eventual otorgamiento del alta neurológica y neuroquirúrgica", se informó en el parte leído por el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, en la Casa Rosada.

La información vino a dar respuesta a inquietudes que surgieron luego de las elecciones en torno de la salud de la presidenta y sobre su regreso a la Casa Rosada.

A Cristina la rodea una muralla de prevención. Además de su equipo médico que la controla todos los días, sus hijos Máximo y Florencia, constituyen un cerco infranqueable, que ni siquiera sus ministros han podido atravesar. Carlos Zannini y, en menor medida el secretario Oscar Parrilli, son los únicos intermediarios ante los funcionarios del gabinete.

El viernes se cumple el plazo de 30 días de reposo absoluto recomendado por los médicos de la Fundación Favaloro, luego de que fue operada de un hematoma subcraneal. Los médicos del equipo presidencial controlan día a día el ritmo cardíaco y el posoperatorio. Su hijo Máximo, el día de las elecciones, aseguró que la mandataria "está muy bien". Por ahora, no hay fecha para su vuelta.

"Cuando se cumpla el mes se le hará un nuevo estudio general y allí se evaluará", informó al diario "La Nación" una fuente de la Casa Rosada. Por su parte, el diario "Clarín" apunta a que el regreso de Cristina a la vida pública podría producirse el 10 de diciembre, fecha en la que asumirán los nuevos legisladores (diputados y senadores) electos.

El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, aseguró que la Presidenta está "cada día un poquito mejor", y que su problema cardíaco no es "para preocuparse". El funcionario evitó dar una fecha de regreso porque "hay que ser muy cautos" y es algo que "definen los médicos". Por su parte, el titular de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, afirmó que la Presidenta se encuentra en "pleno proceso de recuperación" y sostuvo que en el gabinete esperan "ansiosos" su regreso a la actividad pública. "La mejor forma de ayudarla -dijo- es trabajando, que es lo que estamos haciendo".

Desconfianza

Desde la vereda opositora hay dudas. El senador nacional por Jujuy Gerardo Morales aseguró que el radicalismo analiza la posibilidad de que la enfermedad de la Presidenta sea una maniobra del kirchnerismo para habilitar el acceso a la re-reelección. "No sabemos si Cristina está tan enferma como dicen. Estamos chequeando si puede volver a presentarse en 2015, en caso de que renuncie por enfermedad".

Mientras tanto, Cristina se recupera sin actividad pública, en la Residencia de Olivos. Tal como lo determina la Constitución, pero a muy pesar del núcleo duro del kirchnerismo, y mucho más de la oposición, quedó a cargo del Poder Ejecutivo el vicepresidente, Amado Boudou, aunque con escaso protagonismo. (Télam-DyN-lapoliticaonline)

Comentarios