Por el incremento de precio, los tucumanos comen menos pan

Los empresarios reconocen una caída de las ventas de hasta un 30%.

30 Oct 2013
1

Cuando el precio sube, la demanda tiende a bajar y esto repercute negativamente en el nivel de ventas. Esta regla del mercado afecta, por estos días, a las panaderías de la capital tucumana. A causa del reciente incremento del kilogramo de pan, que pasó de costar $ 18 a más de $ 20 en algunos locales, las ventas al público se redujeron entre 20% y 30%, según comerciantes del rubro entrevistados por LA GACETA. El titular del Centro de Industriales Panaderos de Tucumán (CIPT), Mario Véliz, ratificó la caída del consumo minorista, y afirmó que, desde que principio de mes, cuando entró en vigencia el nuevo precio, los clientes consumen menos pan. "La merma se sintió después del Día de la Madre. Los clientes compran lo mínimo porque no les alcanza para más", expresó.

El ajuste del valor minorista del pan tuvo origen en el incremento del precio de la bolsa de 50 kilos, que utilizan los panaderos. Este mes, según los comerciantes, la variedad cuatro ceros superó los $ 400. Además, señalaron que, debido a la escasez de trigo, los industriales de los molinos recortaron el crédito, y exigen el pago total de la mercadería en el momento de la entrega. Cinthia Racedo, encargada de una panadería de Barrio Sur, coincidió en que los clientes resignaron la posibilidad de llevar la cantidad acostumbrada de pan, y aclaró que demostraron la misma reacción con otros productos como las tortillas o las facturas, cuyos precios también subieron. "Quien antes pedía 10 o 12 tortillas, ahora lleva 6 u 8", analizó. Una postura similar expuso el comerciante Santiago Peralta, quien subrayó que la baja de las ventas acompañó la suba de precios, tanto de la bolsa de harina de 50 kilos, como de los productos para el público. "Cuando suben los costos de los insumos, no queda otra que ajustar los precios. No hay que olvidarse que muchas panaderías tienen empleados a los que hay que pagarles los sueldos y otras cargas sociales", subrayó.

Véliz identificó a la proliferación de panaderías ilegales en Tucumán como otro factor determinante en la contracción de las ventas. Según afirmó, estos locales ofrecen a los clientes precios más bajos que los negocios registrados. "La mayoría del público compraba todo el pan diario en un solo local. Pero ahora acude a panaderías clandestinas porque tienen mejores precios", consideró. Según cifras del CIPT, en la provincia hay alrededor de 1.000 panaderías irregulares.

El pan registró este mes el cuarto incremento del año, como consecuencia de la escasez de trigo. En enero, el producto valía $ 12 y pasó a $ 14; en mayo subió a $ 15 y en junio, a $ 18. El valor minorista de las facturas se incrementó de los $ 2,20 a entre $ 2,50 y $ 2,75, en promedio. Las tortillas pasaron de $ 1,20 a entre $ 1,50 y $ 1,75.

Ajustes poselectorales

El titular de la Cámara de Supermercados y Autoservicios de Tucumán, Guillermo Saccomani, ratificó que, en los próximos días, subirán en forma progresiva los precios de los alimentos, ya que tras las elecciones finalizó el acuerdo que tenían el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y los empresarios del sector alimenticio. "Se autorizaron varios aumentos. Pero en los próximos días sabremos en qué productos", concluyó el directivo.

Comentarios