Obama y el mundo saludan el acuerdo con Siria

Un ministro de Al Assad considera que fue una "victoria, gracias a los amigos rusos"; Hollande, en tanto, dijo que "funcionó" la amenaza. El presidente de EEUU dijo que el objetivo es evitar ataques contra los civiles. Elogió el compromiso que asumió Putin, su par ruso.

MOMENTO HISTÓRICO. John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, anuncian el acuerdo para el desarme sirio de armas químicas. REUTERS MOMENTO HISTÓRICO. John Kerry, y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, anuncian el acuerdo para el desarme sirio de armas químicas. REUTERS
15 Septiembre 2013
DAMASCO.- Un día después del sorpresivo acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y Rusia que obligará a Siria a destruir todo su arsenal químico, el mundo entero, incluido el jefe de la Casa Blanca, Barack Obama, saludó la noticia, mientras que Damasco la consideró una "victoria".

El ministro de Reconciliación de Bashar Al Assad, Ali Haidar, celebró el acuerdo porque "por una parte ayuda a los sirios a salir de la crisis y por la otra permite evitar la guerra contra Siria, habiendo privado de argumentos a quienes la querían lanzar".

El funcionario no dudó en agradecer al Kremlin, su aliado más férreo y el artífice del acuerdo sellado en Ginebra, que logró desactivar lo que parecía un inminente ataque militar liderado por Washington contra Damasco por el presunto uso de armas químicas contra civiles. "Es una victoria de Siria, conquistada gracias a nuestros amigos rusos", dijo Haidar.

Según el texto que acordaron ayer los cancilleres de Estados Unidos y Rusia, John Kerry y Sergei Lavrov, respectivamente, el Gobierno sirio debe informar sobre todo su arsenal químico en una semana. En noviembre debe permitir la inspección de todas sus instalaciones y tiene que destruir todo el equipo y maquinaría dedicada a la producción de armas químicas.

Finalmente, antes de la mitad del año próximo, todo el arsenal químico sirio debe estar destruido.

Esta vez la Coalición Nacional Siria (Cnfros), la principal alianza opositora que apoya a las milicias insurgentes desde el exilio, no rechazó el acuerdo, pero sí pidió que se ampliara el texto para prohibirle a las Fuerzas Armadas sirias el uso de misiles balísticos y de su aviación. Mientras, los combates continúan dentro de Siria y el saldo de víctimas ya asciende a más de 100.000 muertos y cerca de 2 millones de refugiados.

En Francia

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, reivindicó su postura belicista de las últimas semanas al asegurar que la amenaza de atacar al Gobierno sirio "funcionó", ya que permitió alcanzar un acuerdo entre Rusia y EEUU al que calificó como "una etapa importante".

"¿Qué habría pasado si no hubiera habido reacciones (al presunto uso de armas químicas por parte del Gobierno sirio)? ¿Al Assad habría continuado lanzando gases?", interrogó el mandatario francés. Y aseguró que fueron sus amenazas y las de EEUU las que "forzaron" a Rusia a modificar su posición y buscar un acuerdo.

Como lo hicieron otros gobiernos (que apoyaron la posibilidad de una intervención militar en Siria), Francia celebró el acuerdo, pero no escondió su escepticismo. "Deseo que Al Assad se marche, pero no se trata de ayudar a los mismos que hemos combatido en Malí o en Libia", dijo en referencia a los yihadistas que operan en ambos países y que se vieron beneficiados por las armas que enviaron potencias occidentales, entre ellas Francia, a Libia para derrocar a Muammar Kaddafi.

"No es la Guerra Fría"

El objetivo del acuerdo es impedir que el régimen de Al Assad use nuevamente armas químicas contra el pueblo sirio", dijo Obama en una entrevista en la cadena televisiva ABC. Elogió el compromiso asumido por su par ruso, Vladimir Putin, para resolver el conflicto. Sin embargo, recordó que el jefe del Kremlin protege al régimen de Al Assad y no comparte los "valores" de EEUU en lo que a Siria se refiere. No obstante, "aquí no se trata de Rusia contra EEUU. Esta no es la Guerra Fría", recalcó.

Asimismo, advirtió a Irán que no saque como conclusión de la renuncia de EEUU, al menos provisional, de lanzar un ataque militar contra Siria, que "no vayamos a lanzar un ataque contra Irán".

En tanto, la primera parada de Kerry, después de las negociaciones en Ginebra, fue Jerusalén. Allí explicó personalmente el acuerdo a su principal socio en la región y uno de los mayores detractores del gobierno sirio, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.Luego de reunirse a puerta cerrada, el secretario de Estado estadounidense prometió que si el gobierno de Al Assad no cumple con el cronograma acordado con Moscú, "la amenaza del uso de la fuerza se mantiene".

En una conferencia de prensa conjunta con Netanyahu, Kerry afirmó que el acuerdo "tiene la capacidad de destruir todas las armas químicas en Siria", informó la red de noticias Al Jazeera. "No podemos tener palabras huecas, porque eso enviaría también un mensaje a otros actores que desafían a la comunidad internacional, como Irán y Corea del Norte", alertó.

Sobre el tema, el presidente del Parlamento iraní Ali Lariyani, señaló: "siempre confiamos en que a los estadounidenses tenía un mínimo de sentido común y no emprendiesen ninguna acción militar en Siria; y este acuerdo con Rusia pone de manifiesto que ese mínimo existía", agregó Lariyani. (DPA-Reuters)

Comentarios