El aceite sigue faltando en las góndolas y se mantiene el cupo

Efectos de la inestabilidad de precios y de la suba de los costos de producción. Las restricciones para el abastecimiento mayorista arrancaron en 2009. Por eso el consumidor sólo puede llevar una botella

24 May 2013
1

FALTA TAMBIÉN EN EL CHANGUITO. Por la restricción, el consumidor sólo puede llevarse un aceite del súper. LA GACETA / FOTO DE ARCHIVO

"Compra máxima un aceite por ticket o por persona". En las góndolas de las cadenas de supermercados se renueva este mensaje. Si bien no se puede hablar de desabastecimiento, el faltante es notorio. Por esa razón, los grandes comercios de alimentos siguen comercializando ese producto con restricciones. El problema se replica en los almacenes de barrio, que también tienen inconvenientes para abastecerse de aceite. Según comentaron a LA GACETA encargados de los principales locales, periódicamente resurge el faltante de aceite en las góndolas. Carlos Rojas, gerente administrativo de un supermercado mayorista, explicó que las restricciones se deben a que las empresas productoras mantienen el mismo cupo desde hace cinco años. "La inestabilidad de los precios y el aumento de los costos de producción llevaron a que las aceiteras produzcan una cantidad limitada, que destinan a clientes fijos. A esto se suma el congelamiento de precios que estableció el Gobierno nacional, lo que restringe el cupo del que disponen los supermercados", explicó el directivo. Esto llevó a que en las góndolas, los consumidores puedan optar entre dos o tres marcas. "En el país hay seis fabricantes. Las condiciones de las ventas hacen que en los súper haya pocas marcas", señaló. Según el ejecutivo, otro factor que influye en el faltante es la especulación de algunos consumidores que, según observó, en muchos casos compran más de lo que realmente necesitan. "Las versiones de desabastecimiento provocan temor entre ellos", opinó. Guillermo Saccomani, titular de la Cámara de Supermercados y Autoservicios de Tucumán, señaló que en 2009, las aceiteras ampliaron un poco los cupos para la comercialización; pero la demanda es superior. "Los costos para producir son altos. Cuando la demanda aumenta se limita la oferta. Entonces se genera esta situación de faltante", consideró el dirigente. Subrayó que con la harina sucede una situación similar, aunque aclaró que este producto no se vende al público en forma restringida.

El congelamiento de precios que dispuso el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, junto con los súper e hipermercados del país se extenderá hasta después de junio, pero se reducirá de más de 10.000 a 500 productos. Éstos se concentrarán en artículos de primera necesidad, entre los que se encuentran el aceite y la harina, vinculados a la canasta básica. El resto se liberará en forma controlada, según informó el Gobierno nacional. Gustavo Chou, de la ONG Consumidores Argentinos, afirmó que el faltante de aceite se debe a la inestabilidad de precios. "Hay un intento de planificación por parte del Gobierno para controlarlos y esto choca contra el libre juego de la oferta y la demanda, y contra la especulación de algunos empresarios. Por eso se produce el faltante", analizó, y remarcó que los consumidores son los más perjudicados. "Los empresarios manejan los stocks y la escasez es una situación que generan el Estado y los compañías que comercializan los productos alimenticios", dijo.

Comentarios