La ciudad les "regala" veredas llenas de obstáculos - LA GACETA Tucumán

La ciudad les "regala" veredas llenas de obstáculos

La escuela Braille cumplió 94 años y sus alumnos y docentes lo celebran hoy. El mal estado del entorno de la institución los preocupa.

30 Abr 2013
1

PASO A PASO. Roger, Ezequiel y Alan caminan por la Buenos Aires y esquivan un poste de luz; con ellos, el profesor Gasparic. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARAOZ

Alan enciende las antenas de todos sus sentidos. Pero no es infalible. A veces gana y a veces pierde. Es que cada mañana es una lotería. Depende de si hay muchas o pocas bolsas, de si alguien se toma el trabajo de advertirle sobre el riesgo o del lugar preciso en el que estaciona el colectivo. Para este chico ciego no es raro terminar con los pies enchastrados de basura cuando va a la escuela. Justo en la esquina de 9 de Julio y Alsina, donde lo deja el 6, hay un vaciadero que alimentan los mismos vecinos y con el que Alan suele tropezar.

Hoy, los alumnos y los docentes de la escuela Luis Braille festejarán los 94 años de la institución (el aniversario fue ayer, pero la celebración se hará hoy). Y la ciudad les hará el mismo regalo de siempre: trabas y más trabas para la movilidad de sus alumnos.

La institución tiene 74 estudiantes (entre los que se cuenta a los integrados a escuelas comunes). De todos ellos, Alan, Roger y Ezequiel son de los más avanzados en Orientación y Movilidad. Es decir, ya están en condiciones de ir desde sus casas hasta la escuela y volver solos. Y no viven cerca: el primero, en Colón al 1.800; el segundo, cerca de El Manantial, y el tercero, al pie del cerro San Javier. Estos chicos de 15 años que están integrados a la escuela Congreso aseguran que la tarea no es sencilla, porque la ciudad está repleta de obstáculos. Y que entre las zonas en las que la accesibilidad está reducida se encuentran nada más y nada menos que los alrededores de la Braille.

Para demostrarlo, salieron a dar una vuelta por la manzana de la institución junto a LA GACETA (la escuela funciona en el predio que está entre Alsina, Buenos Aires, 9 de Julio y Roca). "Me tropecé con un desnivel justo cuando llegaba a la escuela", arranca Ezequiel mientras golpea el suelo con su bastón blanco. A la vergüenza que pasó no se la olvida más. Roger cuenta que las baldosas rotas son muy molestas. Y Alan pide que se prohíba el estacionamiento de motos en las aceras ni la acumulación de basura.

Parece una burla para los no videntes, pero es cierto: basta una recorrida rápida por los alrededores de la Braille para advertir que hay desniveles en las aceras, que algunos sectores están rotos (por ejemplo, en la cuadra de la Buenos Aires hay varios puntos dañados), que se acumula agua sobre la avenida Roca, que tanto en la Alsina como en la Buenos Aires hay postes de la luz ubicados en el medio de la vereda, y que el basural de Alsina y 9 de Julio no para de crecer.

Golpe difícil de olvidar José León Gasparic es el profesor no vidente de Orientación y Movilidad de la Braille. Todas las semanas sale con los chicos a recorrer los alrededores de la escuela: el objetivo es que aprendan a moverse con el bastón blanco. "Están rotas, sucias, hay mucha basura, y los alumnos se enganchan con distintos elementos. Si un chico que está aprendiendo a moverse solo se golpea o se cae, se va a asustar mucho y le va a costar empezar otra vez", advirtió. Gasparic resaltó que la sociedad no conoce el potencial y las habilidades de los no videntes. Y que, por eso, la ciudad no resulta accesible para ellos.

Aparentemente, en algunos días más podría llegar una solución para algunos de estos problemas. Atilio Belloni, subsecretario de Obras Públicas de la Municipalidad, informó que arrancará una obra para arreglar el cordón cuneta de la avenida Roca que, entre 9 de Julio y Buenos Aires, está hundido y causa anegamientos. "Seguramente después vamos a continuar arreglando las veredas de la zona. Haremos las que nos correspondan a nosotros y les pediremos a los vecinos que arreglen las suyas", afirmó el funcionario.

Comentarios