Río de aguas servidas a cinco cuadras de la plazoleta Mitre

08 Abr 2013
Los vecinos lo definen como una especie de riachuelo nauseabundo que corre por la calle y cuyas aguas salpican las veredas cada vez que pasa un auto. "En Bolivia al 1.400 y en la esquina con avenida República del Líbano hay derrames cloacales. Además, una luz de la esquina no funciona desde hace más de un año. Las bocas de tormenta tapadas hacen imposible vivir en esta atmósfera irrespirable e insalubre. Estamos a sólo cinco cuadras de la plazoleta Mitre. ¿Nadie lo sabe? ¿No hay entidades que se encarguen de dar soluciones? ¿Acaso no merecemos vivir mejor? ¿Quién se encargará?", se preguntó la lectora Susana Caram, domiciliada en avenida Mitre al 1.400. 

Los chicos ya no juegan en la plazoleta abandonada

Los chicos solían jugar en ella. Pero muchos de los padres del barrio han decido prohibirles que la usen. Es que la plaza está tan descuidada que la consideran un peligro. "La plazoleta de Don Bosco al 3.200 (en la esquina con Bulnes al 300) está muy descuidada. Solicitamos al área de la Municipalidad que corresponda que haga cortar el pasto y la limpien. Así podremos disfrutarla, sobre todo los niños", reclamó la lectora Ana Pérez.

El barrio de los líquidos cloacales y las pérdidas de agua

Se les terminó la paciencia. Los integrantes de la Unión Vecinal Obispo Piedrabuena se cansaron de observar cómo el agua potable corre por las calles del barrio y de soportar los hedores de las pérdidas de los líquidos cloacales. Por esa razón, le pidieron al defensor del Pueblo, Hugo Cabral, que interceda ante la SAT para ayudarlos. "Diego de Villarroel y José Hernández, la plazoleta Obispo Piedrabuena, y Rafael Obligado y Juramento son los lugares con más problemas cloacales. Estanislao del Campo al 1.100 y al 1.200, y Salas y Valdés al 1.200 presentan problemas de pérdidas de agua potable", denunciaron.

La odisea de caminar por las veredas de la San Juan

El lector Jorge Sáenz le reclamó a la Municipalidad que arregle o que haga arreglar las veredas de San Juan, entre Suipacha y Marco Avellaneda. "Transitar por ellas es toda una odisea", aseguró.

Comentarios