Hay muchos Juan en todo el mundo

28 Septiembre 2012

La película que inicia el camino que busca una nueva estatuilla dorada para el cine argentino intenta una visión diferente sobre los años de la lucha armada durante la última dictadura militar; la particularidad es que lo hace desde la óptica de un chico de 12 años, hijo de una pareja de militantes montoneros que vuelve a la Argentina para sumarse a la llamada "contraofensiva" en 1979. El director Benjamín Avila (hijo de padres tucumanos) evocó su propia historia al relatar las experiencias de Juan, el joven protagonista del filme, pero se ocupó de aclarar que no se trata de una autobiografía.

Avila sostiene que "Infancia clandestina" no es una película más sobre la dictadura militar; el realizador pone el acento en la mirada del pequeño sobre hechos que protagonizan los adultos y que él percibe claramente, pero que no acaba de entender. Es el telón de fondo incide de manera decisiva sobre las experiencias que vive el pequeño, que sabe que su nombre es Juan pero que en esa vida de clandestinidad debe llamarse Ernesto.

Publicidad

El filme comienza a transitar un camino que puede llevarlo a la gala de premiación, aunque antes tiene que superar varios obstáculos. Aun no se proyectó en Tucumán, pero los comentarios que acompañaron su estreno en Buenos Aires son elogiosos. El tema y el tratamiento pueden resultar interesantes y atractivos para los que van a juzgar ahora si la película integrará o no la terna final que competirá por la estatuilla. Y si se quiere jugar un poco con las coincidencias, el productor es nada menos que Luis Puenzo, que ya consiguió el premio en 1986 por "La historia oficial". Pero tal vez las posibilidades de "Infancia clandestina" se potencien aún más por el hecho que señaló el realizador apenas supo que su película representaría al país en la lucha por los Oscar: “hay muchos Juan en todo el mundo”, dijo Avila para confirmar la universalidad de la historia que contó en el filme. LA GACETA ©

Comentarios