En lo inmediato, Repsol tendrá que cambiar su estrategia

Tendrá problemas para reponer reservas

18 Abr 2012
MADRID.- Trece años después de haberse hecho con la argentina YPF, el grupo petrolero español Repsol tendrá que revisar su estrategia y resignarse, en lo inmediato, a perder una cuarta parte de su resultado de explotación, señalan los analistas.

La decisión de la gestión de Cristina Fernández de expropiar la filial argentina "nos ha causado una enorme tristeza", reconoció el presidente de Repsol, Antonio Brufau. "Debido a la solidez de la posición financiera de Repsol, esta decisión no afectará a sus planes de desarrollo ni a su estrategia en materia de dividendos", aseguró.

La pérdida de YPF "en generación de caja no afecta nada", agregó. De momento, sin embargo, las cifras muestran claramente el peso de la filial argentina en las cuentas de Repsol. En 2011 representó 25,6% de su resultado de explotación, 21% de su beneficio neto y 33,7% de sus inversiones. "Son cifras importantes pero que se pueden sobrellevar", insistió Brufau, al subrayar la solidez del grupo incluso sin Argentina, y al afirmar que actuará para defender "sobre todo, el respeto de la seguridad jurídica" de las empresas a nivel internacional. "Creo que en realidad, sí que va a tener una repercusión fuerte" en Repsol, afirma por su parte Soledad Pellón, analista de la firma de corretaje IG Markets. "Más allá del resultado actual de explotación que suponía YPF para Repsol, era un poco las perspectivas del futuro" del grupo, señala. En realidad, "la verdadera importancia de YPF para Repsol era a largo plazo, con el yacimiento estratégico de Vaca Muerta, que al parecer era muy interesante", subraya. "Repsol se queda ahora mismo sin esta parte del pastel que contaba con ella para el futuro", añade.

Repsol YPF había estimado a principios de febrero que ese yacimiento, descubierto en 2011, contenía el equivalente a 22.800 millones de barriles de petróleo. Ya a finales del año pasado el grupo lo calificaba como "el mayor descubrimiento de su historia".

"El principal problema para Repsol a partir de ahora será la reposición de reservas" que constituía ese yacimiento, consideraron los analistas de Bankinter en un nota. El grupo debe ahora "dejar de pensar en Argentina, de invertir en Argentina y ahora pensar en un litigio que se prevé evidentemente arduo y largo", considera Virgina Pérez, de la firma de corretaje Tressis sobre la intención de Repsol de cobrar más de U$S 10.000 millones. (NA)

Comentarios