La premisa de contagiar la creatividad a través del libro

UN RINCÓN. En la librería de Salmerón falta el tiempo para ver todo. UN RINCÓN. En la librería de Salmerón falta el tiempo para ver todo.
23 Noviembre 2011
"Nosotros trabajamos sobre lo que nos piden -asevera Miguel Angel Salmerón, de El loro viudo (San Juan al 100)-. Aquí viene gente de todas las edades. Mi premisa es contagiar creatividad, salir de lo efímero. El que entra acá se relaja, se acuerda de otros tiempos. El libro es el soporte, es el mejor amigo".

En su librería artesanal y artística Salmerón atrae desde la puerta con sus vinilos multicolores pintados a mano. Ya en la vidriera se despliegan muchas maquetas de escala pequeña. Adentro están a la venta los pósters, en fotocopias intervenidas con color, de los ídolos populares. "El Che, Lennon, la Mona Giménez, Dalí, Marilyn, Chaplin, Sandro, Michael Jackson, Elvis, Eva Perón, Teresa de Calcuta viven en este negocio. Volvemos a los grandes ídolos que no pueden ser olvidados", explica. Ellos conviven en un universo de botellas recicladas y convertidas en objetos decorativos, máscaras, soldaditos, mariposas pintadas sobre piedra, colecciones de billetes, filatelia. Y discos... muchos discos para decorar y de colección.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios