Moreno intervino y restringió las exportaciones azucareras

El sector sólo podrá exportar 150.000 toneladas de azúcar hasta el 30 de septiembre. Se apunta a compensar los problemas de oferta en las góndolas. Hasta ahora, el Gobierno sólo exigía una cuota de producción para mantener bajo el precio interno

02 Jul 2010
1

FRENO. Los industriales sospechaban que Moreno iba a intervenirlos.

Hace 19 años, en 1991, el sector azucarero argentino había abandonado una larga tradición de regulaciones para pasar a operar con total libertad en el mercado, con efectos diversos -positivos y negativos- entre los factores que componen la actividad. Hoy, tras casi 20 años de desregulación, el Estado nacional volverá a participar de las decisiones de comercialización en el mundo azucarero. Esta semana, el secretario de Comercio Interior de la Nación, Guillermo Moreno, anunció que sólo se permitirá la exportación de 150.000 toneladas de azúcar hasta el 30 de septiembre, y que él mismo se ocupará de autorizar cada pedido de venta externa, a través del Centro Azucarero Argentino (CAA). Hasta ahora, el Gobierno sólo le exigía al sector azucarero que un 5% del azúcar producido se fraccionara especialmente para establecer un precio sostén en las góndolas.

La vigencia del nuevo escenario para el sector azucarero fue confirmada ayer a LA GACETA por distintas fuentes, de la actividad y del Gobierno provincial, pero fundamentalmente por el presidente del CAA, Fernando Nebbia, vía telefónica desde Buenos Aires. "El Gobierno está supervisando el desarrollo de las exportaciones, a los efectos de asegurar que el mercado interno de azúcar fraccionado esté debidamente abastecido, a precios razonables. Se fijó una cantidad de 150.000 autorizadas de exportación hasta el 30 de septiembre, y a partir de ahí se analizará", dijo Nebbia.

Referentes nacionales de la actividad azucarera no descartaban que el Gobierno nacional dispusiera una medida de restricción de las exportaciones, especialmente porque la puesta en marcha de la zafra no fue suficiente para que se supere el problema de faltantes de azúcar fraccionado en las góndolas.

El año pasado, la actividad azucarera argentina exportó un total de 700.000 toneladas de azúcar, y la proyección para la presente temporada era operar con excedentes por un equivalente a 350.000 toneladas. Un mercado externo alentador a causa de altos precios favoreció en 2009 la venta externa del azúcar, y también el contrabando hacia los países vecinos. Fue así que algunos meses antes del inicio de la presente zafra comenzó a percibirse en la Capita Federal y en Buenos Aires una notable reducción de la oferta del endulzante en el mercado interno -y una marcada suba de los precios-, pese a los esfuerzos que llevaron adelante las empresas más representativas del sector para contener las quejas de los consumidores.

La noticia de la restricción en la exportación de azúcar cayó definitivamente mal entre los industriales tucumanos, que no toleran que el Gobierno nacional se entrometa aviesamente en el sector, ni que el CAA sea ahora el canal de salida del azúcar.

Comentarios