La birome y el bypas, dos siglos de inventiva

Los nombres de Favaloro, de Biro y de Vucetich pueblan una galería histórica de inventores.

25 Mayo 2010
BUENOS AIRES.- Una serie de innovaciones como la birome, el dulce de leche, el colectivo, un sistema dactiloscópico para la identificación de las personas, además de importantes aportes a la medicina mundial, se han desarrollado durante los últimos 200 años en la Argentina.

LadislaoJosé Biro , el creador del bolígrafo, popularmente conocido como birome, patentó más de 300 ideas como la tinta para bolígrafos, la aplicación práctica del principio de sustentación magnética para trenes -más tarde implementado en Japón-, la boquilla para cigarrillos con carbón activado, el retractor automático para bolígrafos y un sistema para el enriquecimiento del Uranio, entre otros.

Muchos inventos nacionales trajeron invalorables aportes para la humanidad, como la innovación de René Favaloro que en mayo de 1967 realizó la primera operación de puentes aorto-coronario en el mundo (bypass), cuyo procedimiento cambió radicalmente la historia de la enfermedad coronaria. El 9 de noviembre de 1914, Luis Agote realizó por primera vez en el mundo una transfusión con sangre almacenada y en base a un método inventado por él.

Juan Vucetich, empleado de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, inventó el Sistema Dactiloscópico Argentino para identificar personas, que no patentó.

Un taxista -Angel Di Césare- y su amigo carpintero -Alejandro Castelvi- crearon el colectivo, al transformar una Buick en un vehículo para unos seis pasajeros.

Otro invento que nació por azar fue el dulce de leche. Nació el 24 de junio de 1829, en la estancia La Caledonia, a partir de un descuido de la cocinera de Juan Manuel de Rosas, que se olvidó la leche con azúcar en el fuego.

Comentarios