Oficialistas pretenden cambiar el proyecto de Cristina - LA GACETA Tucumán

Oficialistas pretenden cambiar el proyecto de Cristina

Varios parlamentarios K se oponen a aprobar a libro cerrado la iniciativa. El PEN ahora admite que sí es posible modificar el plan. Apareció una grabación en la que Kirchner decía que las retenciones eran para "bancar" la burocracia del Estado. Video.

20 Jun 2008
1

EN SUS MANOS. La Cámara de DIputados será la encargada de analizar el polémico proyecto de ley del Poder Ejecutivo sobre las retenciones móviles. DYN

Buenos Aires.- Legisladores oficialistas manifestaron en las últimas horas de ayer su oposición a que el debate parlamentario del proyecto oficial de retenciones excluya el nivel de las alícuotas establecidas, pese a la orden impartida inicialmente desde la Casa Rosada para que no se modifiquen.
Diputados y senadores del Frente para la Victoria y de sus aliados, especialmente de provincias agropecuarias, ya manifestaron su disconformidad con el proyecto oficial, lo cual obligó a incesantes reuniones en ambas cámaras.
En ese marco, el Gobierno nacional sostuvo ayer en que el proyecto de ratificación del sistema de retenciones enviado al Congreso es pasible de modificarse, a pesar de que la iniciativa oficial apuntaba a que se votara a libro cerrado.
Este viraje se produjo luego de que varias fuerzas aliadas al oficialismo confirmaran al titular del bloque oficialista, Agustín Rossi, su rechazo a ratificar en el recinto la iniciativa tal como está y se pronunciaron, en cambio, a favor de que se analice una baja en las alícuotas para las retenciones a la soja. Según trascendió, varios legisladores oficialistas y aliados que ya comenzaron sus rondas de contactos con dirigentes ruralistas entienden que algunos integrantes de la Mesa de Enlance aceptarían mantener el esquema de retenciones móviles, a cambio de obtener una baja en el impuesto.
De todos modos, con la atenta mirada de la Casa Rosada, las principales espadas del bloque oficialista afilan el conteo de diputados que darían el sí a la ratificación de la iniciativa tal como fue girada desde el Ejecutivo nacional, teniendo en cuenta que sólo de eso dependerá la apertura del proyecto para el debate.
"En el Congreso se va a debatir, y una de las posibilidades es que salga como está. Es pasible de modificarse, ahora esto no quiere decir que si se aprueba tal como está no tenga valor", sostuvo el ministro de Justicia y Seguridad, Aníbal Fernández. En el mismo sentido, el titular de la cartera del Interior, Florencio Randazzo, indicó que la iniciativa del Ejecutivo se va a discutir como cualquier otro proyecto. "Si hay otra posición, seremos respetuosos de la posición que surja del Parlamento", dijo Randazzo.
La situación de desconfianza en cuanto a la voluntad de debatir a fondo todos los puntos del proyecto, hizo que legisladores de Corrientes, Entre Ríos, La Pampa, Salta, Buenos Aires y Córdoba ya adelantaran su disconformidad con la propuesta oficial y su intención de no votar a favor de la misma. En este marco, tras el pedido del gobernador cordobés, Juan Schiaretti, de cambiar el porcentaje de las retenciones, legisladores de esa provincia comenzaron a trabajar en un proyecto propio, el que tienen previsto presentar ante la Cámara baja.
Además, la propuesta del Ejecutivo sembró dudas entre el bloque de la Concertación, donde se dividieron las aguas entre los que apoyan ciegamente al Gobierno y los que pretenden analizar en profundidad la medida, como el diputado y ex intendente Daniel Katz, titular del bloque. El diputado y ex gobernador bonaerense Felipe Solá, y la legisladora Graciela Camaño son dos de los representantes del FpV en Buenos Aires que no están de acuerdo con que se vote el proyecto tal cual como lo envió el Gobierno nacional.

Kirchner 2002
El 4 de noviembre de 2002 en Las Parejas (Santa Fe), Néstor Kirchner había declarado: "las retenciones son para bancar la burocracia del Estado nacional". Era candidato presidencial y gobernador de Santa Cruz. "Discutí con Duhalde sobre el tema", dijo.


Críticas de Duhalde

En otro ámbito, el ex presidente Eduardo Duhalde aseguró anoche que el proyecto de ley enviado por el Gobierno al Congreso no soluciona el problema del campo. "En momentos de crisis hay que ser doblemente responsables, porque el pato de la boda suele pagarlo el pueblo. Le pido a la Presidenta que hable con sus legisladores para que el Congreso encuentre otra solución a los problemas de fondos que parece tener el Gobierno", dijo.

Todo proyecto admite enmiendas
* Lo que envió el Ejecutivo al Congreso es un proyecto de ley y, como tal, está sujeto a lo que manda la Constitución en sus artículos del 77 al 84.

* Allí se establece que un proyecto puede nacer de cualquiera de ambas Cámaras o del Ejecutivo, y después admite cambios y debates en las comisiones.

* De esta manera, todo proyecto que llega al Congreso está sujeto a la revisión de las respectivas cámaras. Por eso sanciona "con fuerza de ley".

* En teoría, el PEN no puede emitir disposiciones de carácter legislativo y un proyecto que no se puede cambiar sería eso. Así lo establece el artículo 99, inciso 3 de la Constitución.

* Según la Carta Magna, sólo una orden de tipo política, no institucional ni constitucional, puede decir que un simple proyecto de ley del PEN no puede tocarse en el Congreso. (NA-DyN)

Comentarios