"Es la única forma de defender nuestras tierras" - LA GACETA Tucumán

"Es la única forma de defender nuestras tierras"

La elección de vida de un pequeño agricultor.

31 Mar 2008
Pa­ra Fe­de­ri­co Jo­sé Men­tel, un jo­ven pro­duc­tor so­je­ro, tra­ba­jar la tie­rra fue una elec­ción de vi­da. Cuan­do ter­mi­nó la se­cun­da­ria de­ci­dió de­jar la ciu­dad y tras­la­dar­se a la fin­ca que su pa­dre tie­ne en Es­ta­ción Aráoz. “Me gus­ta­ba la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Agro­nó­mi­ca, pe­ro de­ci­dí tra­ba­jar el cam­po jun­to a mi pa­dre”, co­men­tó.
Ac­tual­men­te, Men­tel tie­ne un cam­po de 300 hec­tá­reas en Es­ta­ción Aráoz. Se­gún ex­pli­có, en un buen año de co­se­cha se pue­den ob­te­ner, apro­xi­ma­da­men­te, 3.200 ki­los de so­ja por ca­da hec­tá­rea cul­ti­va­da y una pro­duc­ción to­tal de al­re­de­dor de un mi­llón de ki­los. Sin em­bar­go, se in­dig­na cuan­do in­di­ca que el 80% de su co­se­cha va a pa­rar a ma­nos del Es­ta­do.
“An­tes de que co­se­che­mos la so­ja, el Go­bier­no ya se que­da con un 45% de la pro­duc­ción. Con las in­ver­sio­nes que de­be­mos ha­cer en se­mi­llas, en fer­ti­li­zan­tes y con los im­pues­tos que de­be­mos pa­gar ese por­cen­ta­je es, en rea­li­dad, del 80%”, des­ta­có el pro­duc­tor.
Des­de ha­ce 15 años Fe­de­ri­co vi­ve de la so­ja que co­se­cha. El pro­duc­tor re­cor­dó que las re­ten­cio­nes no exis­tie­ron siem­pre, si­no que co­men­za­ron a apli­car­se en los úl­ti­mos años. “Al prin­ci­pio, el Go­bier­no no to­ca­ba na­da de lo que pro­du­cía­mos”, des­ta­có.
Men­tel re­co­no­ce que, ac­tual­men­te, las bue­nas co­se­chas le per­mi­ten ob­te­ner más in­gre­sos que en años an­te­rio­res. “Sin em­bar­go, tam­bién le to­ca­ron vi­vir años di­fí­ci­les pa­ra el cam­po. De­bi­do a las llu­vias y a las he­la­das en 2003 per­di­mos to­da la pro­duc­ción de tri­go du­ran­te tres años con­se­cu­ti­vos. A pe­sar de que, en ese mo­men­to, so­li­ci­ta­mos un sub­si­dio, el Go­bier­no no nos dio nin­gu­na ayu­da”, di­jo.
El pro­duc­tor in­di­có que el tra­ba­jo en el cam­po im­pli­ca mu­chos sa­cri­fi­cios. “En tiem­po de siem­bra y  co­se­cha te­ne­mos que pa­sar en­tre 30 y 45 días le­jos del ho­gar vi­vien­do en ca­si­llas que ins­ta­la­mos en la fin­ca. Mu­chas ve­ces, no te­ne­mos cum­plea­ños ni fies­tas por­que es­ta­mos tra­ba­jan­do”, con­tó.
En los úl­ti­mos días, la ru­ti­na de Men­tel cam­bió. To­das las tar­des de­ja su cam­po pa­ra di­ri­gir­se a los pi­que­tes que rea­li­zan los pro­duc­to­res en la ru­ta 9. “Es­toy to­da la no­che en la ru­ta y vuel­vo re­cién al me­dio­día si­guien­te a mi fin­ca”, di­jo. “Se­gui­ré fir­me en la ru­ta, es la úni­ca for­ma que te­ne­mos pa­ra de­fen­der nues­tras tie­rras”, afir­mó.

Comentarios