Video: familiares y compañeros le dieron el último adiós al adolescente apuñalado

Centenares de personas le realizaron un homenaje en el colegio Gymnasium a Matías Albornoz Piccinetti.

20 May 2017

Entre lágrimas y aplausos, más de 200 personas despidieron esta tarde a Matías Albornoz Piccinetti, el adolescente que murió luego de recibir una puñalada en el corazón en 25 de Mayo, casi Santiago.

Alrededor de las 17, el féretro del joven fue subido al coche fúnebre y desde la sala velatoria fue escoltado por una caravana de amigos y familiares hasta el colegio Gymnasiun, donde estudiaba.

Bardón: "no es común que un adolescente lleve un cuchillo en una mochila"

Seis compañeros de Matías fueron los encargados de llevar el cajón hasta adentro de la institución. Allí, cientos de alumnos lo esperaban desde temprano. En el hall del colegio se le rindió un homenaje con cánticos y discursos de maestros; también habló monseñor Alfredo Zecca.



Tras el acto, un grupo de compañeros de Matías le empezó a cantar el cumpleaños afuera, ya que hoy Matías hubiese cumplido 18 años. "Los que nos une es el amor. La venganza no va a ser lo nuestro, porque estoy seguro que "Paver" (así le decían sus amigos) no hubiese querido eso. Vamos a cortarla acá; hasta acá llega todo", dijo uno de los estudiantes.

La muerte cruzó a Matías cuando celebraba la semana de su colegio, el Gymnasium. El muchacho recibió un puntazo en el pecho al mediodía durante una gresca. Los investigadores estiman que se trató de la segunda parte de una pelea que habría comenzado en un baile.

“Es muy grave lo que pasó”, dijo el padre del otro joven apuñalado

Los involucrados en el crimen son un chico de 15 años, del Colegio San Lucas, un amigo de 14 -del Guido Spano- y otro de 16, que asiste al Cenait.

En un momento durante la pelea, uno tomó una punta e hirió a Albornoz Piccinetti. Luego, le clavó un puntazo a otro alumno del Gymnasium en la ingle (está en el hospital Padilla, fuera de peligro) y los tres salieron corriendo. La Policía, sin embargo, logró atraparlos a pocos metros.

Comentarios