Mangeri fue condenado a prisión perpetua por el crimen de Ángeles Rawson

El Tribunal rechazó el planteo de nulidad interpuesto por la defensa del portero. Se aplicó el agravante de femicidio. El 24 de agosto se darán los fundamentos de la sentencia.

15 Jul 2015
1

DYN

BUENOS AIRES.- Tras cinco meses de juicio, El portero Jorge Mangeri fue condenado hoy a prisión perpetua por el crimen de Ángeles Rawson, ocurrido en junio de 2013, en un fallo en donde se lo responsabilizó por el "femicidio" de la joven cuando intentó violarla.
   
Mangeri ni pestañeó cuando escuchó la condena del Tribunal Oral en lo Criminal 9, que además ordenó investigar a la mujer del portero y a uno de sus primos por la posible comisión de un delito.
   
El tribunal también ordenó investigar si hubo irregularidades en la fiscalía cuando se le tomó la declaración a Mangeri como testigo y el portero terminó autoincriminándose.
   
Mangeri será alojado en el penal de Ezeiza y el 24 de agosto próximo se conocerán los fundamentos de la resolución, se anunció.

Antes de la sentencia, este mediodía Mangeri había hecho una breve declaración para reiterar que no había tenido participación en el hecho. "Vuelvo a declarar mi inocencia. Soy inocente. No tuve ni tengo nada que ver con la muerte de 'Mumi'. Nada más. Que se haga justicia. Nada más", fueron las últimas palabras del portero de 47 años ante el TOC 9.

Durante el juicio, el portero declaró dos veces. Dijo que era “inocente” y que nunca sintió atracción sexual por Angeles. También denunció que sufrió tres “aprietes” policiales para hacerse cargo del crimen.

El crimen

Ángeles desapareció el 10 de junio de 2013 y al día siguiente fue hallada muerta en un predio de la Ceamse, en la localidad bonaerense de José León Suárez. Las cámaras de seguridad de la zona determinaron que había llegado hasta el edificio donde vivía, en Palermo, y las sospechas se centraron en la familia de la menor.

Pero el viernes 15 de junio el portero del edificio fue trasladado por la policía para declarar como testigo. En pleno testimonio, tras sucesivas contradicciones, Mangeri confesó: "Fui yo". A partir de ese día está detenido. Por cuestiones técnicas del derecho penal, el valor probatorio de esa frase fue puesto en duda durante el debate.

La Justicia dio por acreditado en la instrucción que a las 9:50 –como quedó grabado en la cámara de seguridad–, Ángeles llegó al edificio en el que vivía pero nunca entró a su departamento, donde la mucama estaba trabajando. De esta manera, se dio por sentado que Mangeri interceptó a Ángeles en el hall central y con un engaño la llevó hasta algún otro sitio del edificio donde intentó violarla y la asesinó.
Comentarios