Si en tu jardín crece alguna de estas plantas, es mejor que tengas cuidado

La estrella federal, la azalea y el paraíso, entre otras, son especies ornamentales muy difundidas, pero que poseen toxinas riesgosas. Conocelas a través de la galería de fotos.

27 May 2014

Están en el fondo de tu casa, en una maceta de tu balcón, en el jardín de la Facultad, junto al camino que conduce a San Javier... Seguramente las reconocés, porque las viste un sinnúmero de veces. Y muy probablemente te parecen lindas o hasta sabrosas. Pero cuidado: algunas de esas plantas, que generalmente tienen fines ornamentales o las consumimos en nuestras comidas, pueden llegar a ser tóxicas y peligrosas. Las biólogas María Inés Mercado y Graciela Inés Ponessa, del Instituto de Morfología Vegetal de la Fundación Miguel Lillo, cuentan qué hacer si alguien se intoxica con una de ellas. Además, explican por qué algunos de estos vegetales pueden tener un fin medicinal, mientras otros pueden causarnos daños a la salud.

- ¿Por qué son tóxicas algunas plantas?

- Mercado: Porque tienen la capacidad de elaborar compuestos químicos. Los elaboran ya que son seres vivos; son biofábricas que producen un conjunto de compuestos químicos necesarios para defenderse de los elementos agresivos de su entorno tanto físico, en el caso de la radiación UV, como biológico, en respuesta al ataque de herbívoros, y patógenos, como hongos y bacterias, entre otros.

- ¿De dónde viene la toxicidad?

- M: Químicamente, el metabolismo de una planta puede ser primario y secundario. El primario sintetiza lípidos, hidratos de carbono, proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos necesarios para la elaboración de constituyentes físicos (órganos y tejidos) y el normal funcionamiento de la vida de la planta. Allí se producen una serie de compuestos químicos, denominados metabolitos secundarios, que le sirven para defenderse frente a factores bióticos y abióticos adversos.

- ¿Algunas plantas pueden ser medicinales y -a la vez- tóxicas?

- M: Esos compuestos químicos que genera el metabolismo secundario pueden ser tóxicos o medicinales para el ser humano. Eso dependerá del tipo de compuestos que la planta sintetiza, la cantidad de concentración, el modo de recolección, extracción, la elaboración y administración (es un área pertinente a la farmacognosia, farmacodinamia y medicina). Una planta o un determinado compuesto químico obtenido de ella puede constituirse en una sustancia tóxica o en el principio activo de un medicamento, según el uso que le demos. También hay que destacar que la actividad farmacológica o toxicidad de una planta puede variar de acuerdo con el ambiente en el que se encuentra y con el órgano de la planta en cuestión. Es decir, el compuesto puede estar en toda la planta o sólo en determinados órganos, como semillas o frutos.

- ¿Cuáles son los ejemplos más figurativos?

- M: La Atropa belladonna es una planta de origen europeo, tiene sabor amargo y posee sustancias químicas que son alcaloides, como la atropina y la escopolamina, que en conjunto son sumamente tóxicas. La atropina actúa sobre el sistema nervioso autónomo, disminuye la salivación y, a su vez, tiene un efecto antiespasmódico sobre la musculatura lisa. Se la usa mucho para dolores digestivos y es broncodilatador. Una gotita sirve para dilatar la pupila y hacer un fondo de ojo. Es utilizada en concentraciones específicas para la elaboración de formulaciones farmacéuticas y medicamentos. Mientras que la escapolamina tiene un efecto narcótico más potente.

- Ponessa: el paico es muy usado en el campo para curar malestares. Pero es peligrosa si se la consume en grandes cantidades, porque provoca irritaciones intestinales y hasta la muerte. De todas formas, quienes viven en contacto con la planta manejan correctamente las dosis. El problema es cuando lo usan las personas de la ciudad, que consumen drogas secas de herboristerías, desconociendo los fundamentos del uso y descuidando los controles de eficacia, calidad y seguridad.

-¿Qué se debe hacer para evitar riesgos?

- P: Si una persona tiene un predio debe hacer un inventario de las plantas que posee. Luego puede traerlo a la Fundación para que lo asesoremos sobre cuáles de ellas son peligrosas o tóxicas. Haremos una validación taxonómica. Así podrá advertir a los niños y a los que están en contacto con ellas.

M: Y si un menor consume alguna de la plantas tóxicas (ver apartado) lo primero que se de be hacer es llevarlo al Hospital de Niños. Y si relaciona el malestar del niño con alguna planta o fruto, deberá traerlo a la Fundación para que la identifiquemos correctamente e iniciemos una investigación respecto de las sustancias que lo intoxicó.

- P: Pero ojo: no hay que demonizar a la planta, sino educar cómo se afrontan estos problemas. No es necesario sacarla del jardín, sólo hay que tener cuidado de que nadie, particularmente los niños, la consuman de forma accidental.

PLANTAS ORNAMENTALES

Euphorbias (estrella federal, corona de Cristo, etc.)
Poseen látex, una mezcla de compuestos químicos de aspecto lechoso, que son irritantes en las mucosas y en la piel.

Aloe Vera
Tiene conductos secretores, ubicados cerca de la epidermis, con antraquinonas, que son laxantes poderosos. De todas formas es una planta medicinal usada como tópico para quemaduras en la piel y como refrescante post solar natural. Hay que usarla con precaución.



Hortensia
Tanto las flores como las hojas son tóxicas. Contiene hidracianosidos, glucósidos cianogenéticos que, por hidrólisis, producen ácido cianhídrico, pariente del cianuro.

Laurel de jardín o adelfa
Es una planta muy tóxica. Tiene heterócidos cardiotónicos. Si se consume cualquiera de sus órganos actúan sobre el músculo cardíaco generando arritmias taquicárdicas y, en muy altas concentraciones, hasta la muerte.

Tártago
Muy común en sitios baldíos. La semilla es tóxica, porque tiene una proteína llamada ricina, que inhibe la síntesis ribosomal, causando muerte celular si se consume. Por ejemplo, tres semillas bastan para matar a una gallina.

Costilla de Adán, cala, oreja de elefante, potus, hiedra, spathiphyllum, dieffembachia (especies de la familia Araceae)
Todas estas plantas producen cristales de oxalato de calcio que son irritantes al contacto con piel y ojos. Si se las consume pueden causar náuseas, vómitos y hasta edema de glotis. Cabe destacar que hay que tener particular cuidado con los frutos de la hiedra, que son sumamente tóxicos.

Árbol paraíso
Su fruto es peligroso, porque contiene alcaloides, saponinas y triterpeno. Se manifiesta con síntomas digestivos, nerviosos, cardiovasculares y respiratorios.



Azalea
Las hojas y las flores contienen diterpenos, que son las granayotoxinas que provocan hipotensión y bradicardia (pulso lento). Los síntomas se intensifican cuanto mayor es la cantidad ingerida. Genera salivación extrema, vómitos, diarreas y dificultad para respirar.

Narciso, clivias, agapantos e hippeastrum (pertenecientes a la familia de las Amaryllidaceae)
Son muy populares debido a la belleza que poseen sus flores, pero las hojas y sus bulbos pueden poseer sustancias tóxicas que constituyen una amenaza. Presentan alcaloides y glicósidos tóxicos (lincorina y galantamina). Los síntomas suelen aparecer rápidamente, como vómitos, diarrea, dolor abdominal, anorexia, salivación, letargo y palidez de las mucosas.

Floripon o brugmansia
Presenta los mismos alcaloides que la belladona. Es muy tóxica. Se registran casos de muerte por su ingesta.

Lantana o bandera española
Toda la planta y sus frutos deben su toxicidad a triterpenos denominados lantadeno A y B. Estas sustancias son hepatotóxicas. Además generan dermatitis a personas suceptibles.



Crataegus
Arbusto con espinas y frutos rojos llamativos que, al igual que la hortensia, presentan glucósidos cianogenéticos. Cabe destacar que es necesario el consumo de un gran número de frutos para llegar a la intoxicación. Los principales síntomas son digestivos, con gastroenteritis.

PLANTAS DE CONSUMO COTIDIANO

Nuez moscada
Tiene una sustancia química, la miristicina, que es alucinógena. Es muy potente en grandes cantidades. Una cucharada de té completa puede causar en un niño convulsiones y palpitaciones.

Ruda
El tan común té de ruda que se toma todos los años el 1 de agosto no es recomendable. Y es menos conveniente cuando se lo consume en altas concentraciones o a largo plazo, porque tiene un efecto hepatotóxico y nefrotóxico (causa daño en el hígado y en los riñones).

Menta piperita
Tiene un uso medicinal y compuestos tóxicos, como los polifenoles y aceites esenciales volátiles entre los que se encuentra mentol, mentona y la pulegona. Se desaconsejan las infusiones muy concentradas. El aceite esencial no debe administrarse a menores de 2 años ni durante la lactancia o embarazo. La sensibilidad al mentol no es rara y por esta razón los derivados de la menta pueden dar lugar a crisis de asma, inquietud, irritabilidad e insomnio.

Papa y la planta del tomate
La papa verde y cruda y (particularmente sus brotes) tiene alcaloides tóxicos llamados solanina y chaconina. Las variedades de papas comerciales presentan menor cantidad de estos principios, pero pueden verse incrementados por el almacenamiento, daños y la exposición a la luz. Pueden causar vómitos y malestar estomacal. Lo mismo sucede con la planta de tomate, aunque sus frutos maduros son inocuos.



Comentarios