Florencia, la que abrió el camino

22 Ago 2012

"Ella les abrió las puertas a las mujeres árbitros. Si no hubiera sido por su valor, estaría haciendo otra cosa", explicó Leila Argañaraz al hablar de Florencia Romano, la primer árbitro en dirigir un partido de Primera en el fútbol argentino.

"La verdad es que no la conozco personalmente, pero siempre estoy atenta a lo que escribe y lo que dice en su blog. Sus aportes son muy valiosos", explicó Argañaraz.

Romano -también tucumana y que tuvo un fugaz paso como boxeadora-, entró a la historia al enfrentar a Julio Grondona, presidente de la AFA, para tener una chance en los torneos oficiales. Hizo una huelga de hambre para dirigir. Debutó en un partido de la Primera D, Victoriano Arenas-Muñiz, en 1998. En 2000, después de haber superado un problema de salud, se dio el gusto de controlar el cotejo entre Atlanta-Quilmes, por la Primera B. De a poco, fue desapareciendo de escena. Su pelea con Grondona, a quien llamó Don Corleone, le costó la carrera.

El aporte de Florencia fue clave. Salomé Di Iorio fue la segunda mujer que hizo historia en el fútbol nacional. Después de 11 años, volvió a dirigir un encuentro de planteles superiores. También se transformó en la primera árbitro internacional argentina y representó al referato nacional en los últimos Juegos Olímpicos.

En el interior, el nombre Andrea Loto hace historia. En enero de 2010 la santiagueña se convirtió en la primera mujer en dirigir un cotejo por el Torneo del Interior, que organiza el Consejo Federal. La mujer no se conforma con dirigir. Desde hace más de un año que es presidenta del Colegio de Árbitros de la Liga de Añatuya de Fútbol.

Pero ninguna llegó más lejos que Stella Maris Alvarez de Olivera. Después de haber controlado encuentros del Argentino B y A, fue la única mujer que dirigió dos encuentros de la B Nacional. El último fue en junio pasado, cuando controló Boca Unidos-Independiente Rivadavia.

En estas tierras, Argañaraz no es la única en el seno de la Liga Tucumana de Fútbol. Romina Sánchez es otra de las chicas que están trabajando para hacer historia. "Vamos a seguir insistiendo para dejar nuestra huella", aclaró Leila.

Y pensar que Grondona, en plena pelea con Romano, declaró: "no es sensato que una mujer dirija un partido de fútbol".

Comentarios