"El 80% del PBI de Argentina viene de los centros urbanos"

El especialista norteamericano en urbanismo reclama mayor atención para las ciudades

12 Ago 2012
1

CLAVE. Según Cohen, No sólo las grandes urbes sino ciudades como San Miguel de Tucumán hacen aportes centrales a la economía del país. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

"No fue el campo sino las ciudades las que hicieron que la Argentina se recuperara de la crisis global de 2008". Así lo asevera Michael Cohen, responsable de gran parte de la política de desarrollo urbano del Banco Mundial entre 1972 y 1999.
El actual director del Observatorio Latino Americano (OLA) en la New School University de Nueva York, fue una de las figuras centrales de la 9ª Bienal del Coloquio de Transformaciones Territoriales,  que se realizó en Tucumán durante la semana pasada, organizada por el Comité de Desarrollo Regional del Asociación de Universidades de Grupo Montevideo y las facultades de Ciencias Económicas y de Arquitectura de la UNT.

- En su disertación "Reinventar el futuro: urbanismo 3.0?", subraya la necesidad de mirar de nuevo a las ciudades porque las economías urbanas son cada vez más trascendentes para la economía mundial. ¿Cómo se aplica esto en la Argentina donde el campo es un actor central?
- Durante los 90 fue evidente que las ciudades contribuyeron con más de la mitad del Producto Bruto Interno mundial. En la Argentina, la agricultura no representaba entonces más que el 10% del PBI. Y hoy, después de todo el crecimiento de la soja y el limón y demás commodities, no hay grandes cambios en la estructura del PBI argentino. Y no lo hubo porque en las ciudades hubo un crecimiento de igual proporción y hasta de mayor proporción, sustentado en la actividad financiera e inmobiliaria. Actualmente, más del 80% del PBI de la Argentina viene de los centros urbanos. Y no solo de las grandes metrópolis, sino también de ciudades como Rafaela, Salta o San Miguel de Tucumán. La importancia de las ciudades en la economía debe ser un asunto nacional, no solo provincial o regional.

- ¿Qué es lo que debe repensarse de las ciudades?
- Necesitamos pensar mucho más el papel de la infraestructura y del capital humano de las ciudades. Yo trabajé mucho en Bogotá. Ahí, el 91% de las empresas tiene menos de 10 empleados, lo que implica que no hay economía de escala, ni gran inversión tecnológica, ni grandes ganancias. Y sí hay poco empleo formal y mucha economía en negro. Es porque falta estructura, capacitación, mano de obra calificada. Así que desde lo humanístico necesitamos mucho más para las empresas urbanas. En ese sentido, la forma de la ciudad es clave. Si es extendida y con baja densidad, es más alto el costo en transporte y energía. Y mayores las consecuencias del cambio climático.

- El modo en que emergieron los países latinoamericanos tras la crisis global de 2008 es uno de sus objetos de estudio.
- Estoy muy interesado en este tema. Recién publiqué un estudio de los casos de la Argentina, Brasil y México. Creo que la performance de la Argentina y de Brasil es mejor que la de los países de Europa y que la de EEUU.

- ¿Por qué?
- Porque están bien preparados por las crisis anteriores, con una política heterodoxa y flexible. Con políticas previsionales y de Asignación Universal por Hijo, que son importantes.

- ¿ En dónde está el contraste entre Latinoamérica con Europa y los Estados Unidos?

- Estudié todos los paquetes de estímulo en los otros países. Y en la Argentina se utilizan en las ciudades más instrumentos de estímulo que en los EEUU. Con todo su discurso, Obama hizo poco por las ciudades. Y Detroit, Chicago, New York, Los Ángeles y Atlanta, entre otras, tienen niveles de desempleo mucho mayores que la Argentina. La ciudad es el sitio de impacto de todas las crisis, pero también es el punto de partida para la recuperación. Es donde se concentra la pobreza, pero también donde hay esperanza y valor agregado.

- ¿Qué problemas deben superar y que desafíos deben encarar las ciudades argentinas?
- A partir del coloquio de Tucumán surge que se necesitan multiplicar las conversaciones locales y regionales, e identificar las necesidades urbanas de la Argentina. No hay mucha discusión sobre la política urbana en este país, pese a que debe ser debatida como problemática que demanda de atención nacional.

- ¿Y en qué deben consistir esas discusiones?
- Hay que debatir qué ciudades queremos. Y si anhelamos menos exclusión, más igualdad, menos pobreza, hay que debatir cómo lograrlo. Hay que hablar de cómo convertir las ganancias de la agricultura en infraestructura urbana y cómo manejar mejor la relación entre la ciudad y el campo. Porque hay interdependencia. Tucumán no va a prosperar sin agricultura eficiente, pero el agro no va a prosperar sin las ciudades de la provincia demandando los productos y ofreciendo servicios.

Comentarios