Lo hallaron culpable de matar a su bebé a golpes y lo condenaron a cadena pepetua

Por unanimidad, el tribunal aplicó la pena máxima a Arnaldo Germán Castro por el delito de homicidio agravado por el vínculo. Fueron 27 los testigos que declararon durante los tres días que duró el juicio. Las explicaciones que dieron los médicos demostraron que el bebé fue golpeado con fuerza y violencia

06 Jul 2012

En todo momento sostuvo su inocencia, y dijo que amaba a su hijo. Su mujer y su familia lo apoyaban. Arnaldo Germán Castro tenía 20 años cuando lo llevaron a Villa Urquiza en 2010. Ayer, hasta el último segundo conservaba las esperanzas de salir en libertad. Pero recibió la pena máxima y deberá cumplir prisión perpetua por el homicidio del bebé, que tenía tres meses al morir.

El debate judicial duró tres días. Los testimonios del acusado y de 27 testigos bastaron para que los jueces lo condenaran. El tribunal, integrado por Dante Julio José Ibáñez, Carlos Santiago Caramuti y Analía Castillo de Ayusa, tardó casi dos horas en resolver la sentencia.

Sin embargo, el alegato de la fiscala Estela Velia Giffoniello había sonado tan convincente que hasta el abogado defensor, José Felipe Vignolo, se atrevió a adelantar -durante el cuarto intermedio- que habría una condena. "Los médicos que atendieron a Valentino Jeremías Castro Salvatierra dijeron que el chico había sido golpeado y la única que persona que estaba con él en ese momento era su padre", sentenció Giffoniello.

La mujer citó a los distintos especialistas que declararon durante el pleito y recordó que el menor tenía triple fractura de cráneo, producidas por un golpe intenso y violento. "El padre dijo que le mojó la carita después de que el bebé se ahogara con la leche, pero no era que el bebé no reaccionaba por eso, sino por el golpe que él mismo le había propinado", manifestó mirando a los ojos al acusado.

En ese contexto, Giffoniello calificó de "mentirosos" los argumentos de la defensa, según los cuales el menor había sido golpeado dentro del Hospital de Niños. "Es imposible sostener eso; el único que pudo atacar al bebé y que lo atacó fue él", afirmó, señalando a Castro, que no hizo un solo gesto. Luego de enumerar sus argumentos, la fiscala solicitó prisión perpetua por homicidio calificado por el vínculo.

En cuanto al alegato de la defensa, Vignolo no demostró demasiadas armas a favor de su cliente. Más bien se limitó a señalar los errores que había en cuanto a fechas, nombres y horarios, tanto en el acta policial como en el pedido de prisión preventiva que llevaba la firma de la fiscala Adriana Giannoni. "No quiero que mi cliente sea condenado por descarte. Pido que lean a conciencia las contradicciones y solicito la absolución por el beneficio de la duda", expuso.

Después, Castro tuvo su última oportunidad de dirigirse al juez. "Niego el hecho que se me imputa. Yo trabajaba y vivía para mi hijo; lo amaba y lo sigo amando", expresó el joven. Su discurso fue breve y concluyó diciendo: "me están culpando de algo que no hice, no creo que ningún padre sea capaz de hacer algo así".

Mientras esperaban conocer la decisión del tribunal, los nervios consumían a la familia de Castro y a la de su concubina, Jimena Priscila Salvatierra, quien también estuvo imputada, pero en 2011 quedó fuera de la causa. Cuando llegó el momento de regresar al recinto, era tanta la tensión que algunos no quisieron ni sentarse. Pero en cuanto se anunció la pena, los gritos y llantos obligaron a desalojar la sala. El escándalo fue tal que tuvieron que intervenir los policías para controlar la situación. Los insultos y acusaciones se repitieron a viva voz y a lo largo de varios minutos, hasta que volvieron a trasladar al condenado a la cárcel de Villa Urquiza.

Cómo se desarrolló el caso

¿Cuándo murió Valentino Castro Salvatierra?

El bebé falleció el 25 de junio de 2010, un día después de que llegara al Hospital de Niños con tres fracturas en el cráneo y pocas posibilidades de vida. 

¿Por qué acusaron a su padre?

Porque la mañana del 24 de junio él se había quedado en la casa a cargo del bebé, mientras su concubina rendía un examen y su suegra estaba en la farmacia.

¿Qué dijo su padre cuando llegó al hospital?

Germán Castro les aseguró a los médicos que el bebé estaba mal, porque se había ahogado con leche. Sin embargo, presentaba traumatismo encéfalocraneano.

¿Cuándo lo detuvieron?

Castro y su concubina, Jimena Salvatierra, fueron llevados detenidos a la seccional 4° en cuanto falleció Valentino. No les permitieron asistir al velorio del niño.

¿Por qué liberaron a su mamá?

Primero la joven se enfermó y le concedieron el arresto domiciliario. Un año después Jimena fue sobreseida, quedando Castro como el único sospechoso.

¿Cuándo leerán los argumentos de la pena?

El juez citó a las partes en la misma sala, para el 3 de agosto a las 8.30. Allí expondrá los motivos de la condena a prisión perpetua de Germán Castro.



Comentarios