Cartas de lectores

31 May 2012

IBATÍN

Instituciones afines a la cultura tucumana han solicitado, solicitan y solicitarán a las autoridades provinciales y comunales mejorar el acceso a Ibatín, una señalización adecuada, así como agua potable, sanitarios, luz y seguridad. Deseos que surgieron tras varias reuniones, pero hasta ahora poco se hizo. Se espera que al celebrar el 5° aniversario de su fundación tenga un cierto aparecido a Cayastá, que fue el asentamiento de la primera fundación de la provincia de Santa Fe, luego trasladada a su actual aplazamiento, pero Cayastá no fue abandonada, se la conservó y hoy es un centro turístico muy visitado. Ibatín, en cambio, cada 31 de mayo, aniversario de su fundación, una cuadrilla de obreros comunales desmalezarán el camino que conduce al lugar donde se levantaron las instituciones que caracterizan a las primeras fundaciones españolas, cabildo, iglesia, rollo de la justicia y las casas de los fundadores. Ibatín contaba con 200 hectáreas; actualmente cuenta con cinco ha. ¿Qué pasó con las 195 restantes? Los cañaverales fueron avanzando sobre el predio histórico; los vecinos temen que termine desapareciendo. Se celebrará el 447 aniversario de su fundación, llegarán funcionarios de segunda y de tercera línea, luego de un discurso ya conocido, prometerán obras virtuales, luego se irán para volver el próximo 31 de mayo. Según el delegado comunal, Mario Moreno, en 2009 el Gobierno iba a mandar $ 1 millón para ser destinado a obras de infraestructura, entre ellas un centro de interpretación donde habría un museo. Esta promesa fue hecha en 2009 por la Nación.

Feliz Mercado
Pasaje Liniers s/n
Concepción-Tucumán


BICENTENARIOS OLVIDADOS

El pasado 25 de Mayo se cumplieron 200 años de la bendición de la Bandera en Jujuy, por el canónigo Gorriti, y de la proclama y presentación de Belgrano de la enseña al Ejército Auxiliador del Alto Perú y pueblo de Jujuy. No hubo mención en la celebración oficial de la Revolución de Mayo ni en las representaciones teatrales en la plaza ni en las ofrendas florales al pie del pedestal de la Estatua de la Libertad ni en el discurso en Bariloche. Mucha referencia a los nueve años "K", pero de los 200 años, nada. Y es de inferir que si no hay quienes, aunque no sea en forma oficial, pongan remedio a esto, los próximos bicentenarios a cumplirse del Éxodo Jujeño, la Batalla del río Piedras, la decisión en la Encrucijada, y las batallas de Tucumán, Salta, Vilcapugio, Ayohuma, Sipe-Sipe, otros combates y acciones, el juramento en la rivera del río Pasaje, la Declaración de la Independencia y la Encomienda de Belgrano al dejar la Bandera que acompañó al Ejército Auxiliador del Alto Perú, a los pies de Nuestra Señora María Santísima de la Merced, puedan correr la misma suerte, y que en vez de sentidas evocaciones de tan ilustres hechos, se tenga silencio y olvido, o lo que es peor, que estas evocaciones sean sustituidas por discursos políticos; y estos insignes bicentenarios pasen al olvido, con mucha pena y ninguna gloria.

Juan Carlos Rosario Medina
Lucas A. Córdoba 285
San Miguel de Tucumán


HOSPITAL DE NIÑOS

El domingo por la noche terminaba un hermoso fin de semana en familia cuando le ocurrió un accidente doméstico a mi hija de tan sólo 3 años. Se cayó y lamentablemente tuvo un corte profundo en su cabeza. Como tenemos obra social y supuestamente el plan VIP nos dirigimos a las -creo yo- las únicas instituciones privadas de salud para niños y nos contestaron que a esa hora no había nadie para coser a mi hija que perdía sangre. Sentí mucha bronca tanto por mi hija y por el momento que pasamos, no podía entender que en clínicas privadas para niños no hubiera en la guardia quien pudiese auxiliar a mi hija. Con desconfianza, y no lo voy a negar, nos dirigimos al Hospital de Niños cerca de la medianoche. La verdad que quedé totalmente sorprendido y agradecido por la atención inmediata que le dieron. La doctora de turno y dos médicos residentes le dieron contención y asistencia médica a mi hija sin preguntar la famosa frase que se dice en todos las clínicas privadas: "¿Qué obra social tiene? Sin dudarlo, cuando tenga una emergencia -espero que no-, iré directamente al Hospital de Niños donde verdaderamente se prioriza la vida y no la obra social que se tiene.

Miguel Fernando Díaz
Calle 8 N° 675
Villa Mariano Moreno-Tucumán


ATEP 

Soy un docente jubilado que en la época de oro fue miembro de la comisión directiva de ATEP, presidida por aquel león y mártir del gremialismo argentino, Francisco Isauro Arancibia. Adalid de las grandes luchas que dieron por resultado las conquistas logradas, no sólo para la docencia tucumana sino también para la del país, ya que fue el creador de Ctera a nivel nacional, además de haber sido en Tucumán el forjador de -entre otras cosas- de las hosterías, de barrios y de otros proyectos, por quien dejó su vida junto a su hermano Arturo. Al leer en el diario la queja de docentes por el proceso electoral, no puedo menos que compungirme a causa de esta situación, que muestra a un ATEP dividido y no unido, como lo ansiaba Arancibia. Me pregunto si los que están en esta situación piensan como él: "Vivir por y para el gremio y no vivir del gremio". Espero -por el bien de la docencia- que prevalezca la decencia.

Henry Eduardo Barrios
San Lorenzo 1.250
San Miguel de Tucumán


MIGUEL CAMPERO (I)

Lejos está de nosotros invocar la memoria del doctor Miguel Campero como un timbre de vanidad social, aunque la nota del doctor Carlos Paéz de la Torre (h), publicada el 29/5, tocó las cuerdas más íntimas de todos los miembros de su familia. No me corresponde, en lo personal, agregar mucho más a lo que eximios historiadores han escrito sobre su figura. Pero bien vale la pena traer a la luz pública, otros detalles históricos relativos a esa propiedad, rescatados por la memoria familiar. Allá, por 1960, el gobernador Celestino Gelsi reinauguró la hostería de San Javier, e invitó al acto a los impulsores originales de ese proyecto turístico, los ex gobernadores Miguel Campero y Miguel Critto. Durante la recepción, el doctor Campero sufrió un accidente que le provocó una fractura de cadera y lo dejó inválido. Su familia carecía de fortuna, salvo su pensión de magistrado y los modestos ingresos de su finca de Santa Rosa de Leales, y su atención médica demandaba gastos cada día más onerosos. Entonces Miguel Campero decidió vender la propiedad de 25 de Mayo 720, para pagar, escrupulosamente, los honorarios médicos y las cuentas de la farmacia, sin aceptar consideraciones de ninguna clase. Junto a su esposa, Lola Zavalía, y sus hijas, se trasladaron a vivir a un departamento, más modesto, en 25 de Mayo y Sarmiento, comprado gracias a un crédito de la Caja Popular de Ahorros, en donde falleció el 10 de julio de 1962. Quizás este gesto cotidiano pinte de cuerpo entero a la persona del gobernante, quien volvió a la vida privada, con honor y rectitud, cabal en su conducta, humilde hasta la santidad.

Ariel Hernando Campero
[email protected]


MIGUEL CAMPERO (II)

En dos ocasiones, el doctor Miguel Campero fue gobernador de Tucumán; uno de los más destacados, además de haber presidido la Suprema Corte. Es imposible reseñar en este espacio la impresionante cantidad de grandes edificios públicos, escuelas, puentes y caminos que destacaron sus mandatos (de 1924-1928 y 1935-1939). Tampoco es posible detallar su escrupuloso cuidado del dinero público. Lo que apena comprobar es la ingratitud de la posteridad. No hay una calle que lleve su nombre, dentro de una nomenclatura llena de homenajes inexplicables. Ningún concejal de la Unión Cívica Radical, partido que lo llevó al gobierno dos veces (que hubieran sido tres, de no mediar la revolución de 1943) ha presentado el proyecto de bautizar "Gobernador Campero" a una arteria. Y, como vemos, hasta su antigua casa (donde a nadie se le ha ocurrido colocar una placa que lo recuerde) pasa de alquiler en alquiler y su frente se pintarrajea. Cuánta razón tenía Shakespeare: "El mal que hacen los hombres les sobrevive, pero el bien queda enterrado, con frecuencia, entre sus huesos" ("Apenas ayer" de Carlos Páez de la Torre (h), 29/5). El concejal Avignone viene pidiendo que el ex cine Plaza lleve su nombre, pero la Provincia está en deuda con este gran político. Debería llevar su nombre una plaza, calle, escuela, camino o ruta provincial, así como también el partido radical debería de realizarle un merecido homenaje con la colocación de una placa recordatoria en su sede de Catamarca 851. Todo esto sería justicia en reconocer a este hombre quien conjuntamente con el doctor Celestino Gelsi fueron los gobernadores que con sus obras transformaron e hicieron un Tucumán progresista.

Humberto Carmelo Spuches
[email protected]


SEMÁFOROS

Apoyo con énfasis y desesperación la carta de Gloria Roldán de Frías (29/5). Desesperación porque cruzar por la senda peatonal se tornó correr y sentir taquicardia porque los autos y motos se nos vienen encima y a veces hasta nos insultan. Incluso antes de la luz verde, se escucha el ruido de los motores acelerando y no se sabe si aún hay tiempo para cruzar o no. Qué triste vivir así; aún puedo correr, pero siempre me pregunto: "Cuando sea más grande, ¿tendré que salir con acompañante sólo para ayudarme a cruzar? Aún en rojo algunas motos siguen y debemos esperar ¡la segunda luz verde! Por favor, si muchos han perdido el respeto por el prójimo, que las autoridades se encarguen de controlarlos. De paso, reitero un pedido de varios lectores: la única esquina de la plaza San Martín sin semáforo es la de Chacabuco y Bolívar, esquina de la Facultad de Artes, y semanalmente hay un accidente.

Silvia Torres
[email protected]


EL VICEPRESIDENTE

Teniendo una imagen tan cuestionada y sospechada por distintas causas, sería conveniente que el vicepresidente de la Nación diera un paso al costado. Hasta tanto lo dictamine la Justicia, debería hacer un paréntesis en su función y dar un ejemplo de civismo que es uno de los pilares de la democracia; ejemplo del que tal vez se contagien otros muchos funcionarios que están en una similar situación.

David Farji
[email protected]


Comentarios