Tucuman Valley cumplió dos años y solo piensa en el futuro

Las conferencias sobre emprendedorismo fueron las más exitosas. Más encuentros para movilizar el mercado del sector internet.

16 May 2012
1

EN CARPETA. Mulki y Soria afirman que entre los temas urgentes a desarrollar figuran el Community Management (manejo de redes sociales), el desarrollo para dispositivos móviles y la neutralidad en la red. LA GACETA / FOTO DE ANALíA JARAMILLO

No pueden afirmar que de sus charlas haya despertado algún geniecillo dormido, que un emprendedor finalmente se haya tirado a la pileta o que algún curioso haya descubierto su verdadero talento. Sí pueden decir, en cambio, que durante estos dos años de camino recorrido cada encuentro reunió más y más interesados en empaparse de la cultura web; que se fue sumando gente al equipo organizador y que un miembro del grupo, Gerardo, finalmente consiguió novia. Ninguno de esos logros es poca cosa.

Inspirado en equipos similares en el país (Palermo Valley, La Plata Valley), Tucumán Valley comenzó su actividad en marzo de 2010 como un grupo de jóvenes profesionales de internet que se unió para fogonear este mercado que de a poco se levanta en Tucumán. En aquellos primeros tiempos advertían que las empresas locales no veían en la web una herramienta fundamental para instalar sus productos o servicios. Esa realidad, aunque a paso lento, empezó a revertirse.

"Nuestros objetivos básicos son dos: por un lado, propiciar el encuentro y el intercambio de conocimientos entre profesionales del sector internet y, por otro, difundir estas temáticas hacia el público en general", repasa Esteban Mulki. Él es licenciado en Administración de empresas, socio del estudio A:BRA y miembro fundador del Valley.

Durante estos dos años, Tucumán Valley ofreció charlas de especialistas y emprendedores locales y nacionales. Las conferencias, que ya pasaron por el Aula magna de la UTN, la Fundación del Tucumán y la FET, entre otras locaciones, se dividen en dos: las charlas ATP y las HD. Las primeras son las "aptas para todo público", y están destinadas a todos los interesados en la temática propuesta. Las segundas, "high definition", se orientan a los profesionales de la informática, la programación o el diseño web.

"Las charlas ATP más convocantes fueron las relacionadas con el emprendedorismo. Empezamos con conferencias a las que no iban más de 40 personas y después tuvimos que ir cambiando de lugar por la falta de espacio. En cuanto a las charlas HD, las más destacables fueron las 'Batallas de frameworks', en las que los programadores defendían con todas las fuerzas los métodos propios usados para programar", recuerda Romina Soria, especialista en diseño web y también fundadora del grupo. Además de las charlas se realizan encuentros informales para intercambiar conocimiento -y placeres- de forma más distendida.

Hacia atrás están orgullosos de haber conformado un equipo heterogéneo (hay desde estudiantes de Comunicación hasta ingenieros civiles) y de haber podido traer conferencistas de primer nivel, siempre ad-honorem, para dar charlas gratuitas. "La ayuda del IDEP fue y es fundamental, porque nos facilita los pasajes de los invitados", destaca Soria, y agrega en la lista de agradecimientos a la UTN. Hacia adelante, tienen en carpeta decenas de temas a tocar, además del vértigo de trabajar en un campo que los obliga a vivir a los volantazos. Y eso es lo más estimulante.

Comentarios