Textos escolares de 1937

25 Jun 2011
1

LIBROS DE VIGIL. Carátulas de alguno de los textos propuestos para uso de las escuelas de Tucumán. LA GACETA / ARCHIVO

En octubre de 1937, un artículo de la revista "Ideas" decía que el Consejo de Educación de Tucumán estaba abocado a la tarea de resolver cuáles serían los textos a utilizarse en las escuelas durante el próximo período de clases.

Como licitante, se había presentado la Editorial Atlántida, presentando los libros de Constancio C. Vigil (1876-1954). "Ideas" se declaraba partidaria entusiasta de esos textos que, decía, "cuidan sutilmente la educación de los sentimientos y preparan las ideas en forma asimiladora, encantadora y recreativa, de todo lo que representa un universal valor divino y humano".

Al final del artículo, resumía su juicio, libro por libro. "Upa", para primer grado inferior, "convierte la lectura en agradable entretenimiento". Para primero superior, "La Escuela de la Señorita Susana" resulta "sencillo y comprensible a la inteligencia del niño que aprendió a deletrear". Para los de segundo grado, "Compañero" era algo "que se lee ávidamente sin cansancio, porque sus páginas tienen el hechizo del cuento y despiertan el afecto por la buena lectura".

"Marta y Jorge", para tercer grado, "enseña a pensar con cultura y pureza, y es la mejor joya en materia de textos para niños". Para los de cuarto grado, "Mangocho" abarcaba "el panorama de una vida infantil, sus esperanzas, sus luchas y sus triunfos: en una palabra, forma la personalidad". Finalmente, con "Alma Nueva", para quinto y sexto grado, se tenía "el libro de la más sana y humana moral, un verdadero tratado ético, en que las enseñanzas, los modelos y los ejemplos más elevados, se prodigan en todas sus páginas", como "el almanaque que ha de modelar al hombre del mañana".

Comentarios