Presencias, ausencias y cambios

28 May 2008
Pocos azucareros  tucumanos participaron de la reunión de la OIA. Se observó a Jorge Rocchia Ferro (ingenios La Florida, Aguilares y Cruz Alta) y Roberto Arano (La Corona), a los cañeros Humberto Gordillo (presidente de Cactu), a Iván Ginel y a los comercializadores de maquinaria agrícola Ricardo Varallo y Ricardo López. Por el Gobierno provincial estuvo el secretario de Desarrollo Productivo, José Ignacio Lobo Viaña, y Jorge Scandaliaris, de la Estación Experimental Obispo Colombres.

Directivos de los ingenios de Jujuy y Salta, como Federico Nicholson y Eduardo Nougués (Ledesma) y Richard Wats (San Martín del Tabacal) también participaron del encuentro. Lo mismo que el ministro de la Producción de Jujuy, Hugo Tobchi.

Algunos funcionarios el gabinete nacional, que habían comprometido su presencia en la jornada azucarera, finalmente no concurrieron. Fue el caso del ministro de Economía, Carlos Fernández, y del secretario de Negociaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía.

En el encuentro se confirmó que Jorge Zorreguieta dejará su lugar como presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), para dedicarse exclusivamente a sus funciones como titular de la Copal (Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios), la entidad gremial empresaria que nuclea a cámaras y empresas de la industria de la alimentación y bebidas. Zorreguieta había asumido recientemente en la Copal y estaba a cargo del CAA desde 1984.

Fernando Nebbia, el actual presidente de la OIA, reemplazará a Zorreguieta en el CAA, a partir del próximo mes. Nebbia había sido subsecretario de Política Agropecuaria y Alimentos, en la Secretaría de Agricultura, hasta febrero pasado, cuando renunció a ese cargo.

El representante  de la Cancillería en la reunión, Roberto Rodríguez, embistió contra las subvenciones que los gobiernos otorgan a la producción azucarera. “Han deprimido los precios internacionales, con lo que se perjudicó seriamente la posibilidad de expansión del sector azucarero en los países en desarrollo,y en ocasiones, perjudicó la propia supervivencia del sector”, aseguró.
Comentarios