Furor por el café concert

Más artistas comienzan a apostar por el humor desenfadado y espontáneo. "La clave es sorprender al espectador", asegura Ceferino Décima (foto).

26 Mar 2006
1

Cada vez son más los artistas que deciden apostar al humor desenfadado y espontáneo. Y Tucumán no es la excepción. En teatros, bares, pubs y espacios no convencionales, un puñado de artistas locales desgrana la realidad pero en clave de comedia. "La clave es sorprender al espectador", asegura el capocómico Ceferino Décima, quien da vida a una galería de personajes bien tucumanos. En cambio, Patricio de la Torre señala que hay muchos espectáculos en los que los gags se combinan con el play back, la conducción y las escenas grotescas. Y Víctor Hugo Cortés, autor, actor y director, dice que la proximidad del público en los shows, genera una relación intimista que es la base de este tipo de espectáculos.

Detrás de cada chiste se esconde una aguda crítica a la situación social
Es frecuente escuchar de boca de los humoristas que, con su arte, pueden hablar -de hecho criticar- de la realidad, sin emitir duros discursos. Aunque un chiste de esos, puede llegar a ser muy fuerte.
En su "Cabaret Concert", Ceferino Décima acostumbra a meterse con los políticos, los funcionarios y los legisladores, poniendo en clave cómica lo que muchos tucumanos opinan en la calle; en su retrato de personajes típicos, no falta la maestra, la señorita Pochola, con sus "sabios "consejos a los niños alumnos. "Es una maestra como todas: autoritaria, poco afecta al trabajo, con poca paciencia y que se la pasa reclamando mejoras salariales, mientras va a Brasil de vacaciones", comenta el capocómico.
Miguel Martín también satiriza a los educadores, con el "Profesor Sabelounpomo" que hace lo posible para hablar bien, pero fatalmente se come las "s", como buen tucumano. Y no falta el oficial Gordillo, que aspira a ser comisario.
Los retratos que plantean Patricio de la Torre y Manuel Villarrubia Norri pertenecen a otros ambientes de la cultura urbana. "Son personajes en los que uno se puede identificar, pero no son ni el político ni el lustrín de la calle", aclaró De la Torre.
Están más relacionados con ciertos códigos de determinadas tribus que proliferan en la escena nocturna.Villarrubia Norri cuenta que empezó con las imitaciones en 1997. "Comencé haciendo la imitación de Moria Casán, y veía que agradaba mucho, entonces seguimos haciéndolo en un primer momento como un pequeño monologo de las características de este personaje, y después fue transitando por diferentes lugares, desde la conducción de eventos, hasta en la radio, donde en un micro "Moria" opinaba sobre todo. Con ese personaje hasta festejé el cumpleaños 95 de una señora y animé un casamientos". Otros personajes que imita el actor son Susana Giménez y Mirtha Legrand. "A pesar de pertenecer a la farándula porteña, y sus propios códigos, el tucumano es muy cholulo y es impresionante el poder de acercamiento en cierta gente".
Villarrubia Norri también creó personajes locales: el de una comunicadora y el de una divorciada adulta que se dedica a la beneficencia.

"El repertorio es repentista y breve"
"El humor es el mismo que puede desarrollarse sobre un escenario tradicional a la italiana, pero el repertorio del café concert es más repentista, breve, conciso y dinámico, atendiendo que el espectador está mucho más relajado que en la butaca de un teatro", le dijo a LA GACETA el actor y director Víctor Hugo Cortés. "Lo que cambia, en todo caso, es la proximidad con el público, esa relación casi intimista del humor desarrollado sobre el pequeño escenario del café concert con el espectador al alcance de la mano", añadió. Luego apuntó que la duración de las piezas de concert suele ser más corta.
El actual funcionario de cultura en la municipalidad recordó que desde 1994, en el bar "La Cosechera" (ya desaparecido), se pusieron estos shows. "No era por un problema de falta de salas, sino que los bares son los únicos que, gracias a sus aires acondicionado, nos permitían trabajar en los meses cálidos". Obras como "Varieté", "El muñeco", "Fontanarrosa no se rinde", "Humor Express", "Venecia", y "Finíshela, postales de humor argentino", tuvieron ese formato, y fueron puestas en "La Cosechera" y "Dulce y picante".

Palabra de cómico
PARA DIGERIR NOTICIAS DURAS.- Otra de las vetas más celebradas es el humor negro. "A mi me llama mucho la atención el apego de los argentinos. Fijate que cuando murió Alberto Olmedo, a las horas ya había cientos de chistes circulando. Y lo mismo ocurrió cuando fallecieron Rodrigo y Lady Di. Y ahora, en esta ciudad, los hay con los Fiat Duna bordó....son cosas que conmueven tanto a la opinión pública que, inmediatamente para digerirlos, necesita reirse". (Ceferino Décima)
REFLEXION.- "Hoy en día es difícil hacer reír ya que hay muchas obras cómicas, programas de televisión, donde buscan todo el tiempo reírse de los errores de los demás. También deberíamos reflexionar sobre por qué nos causa tanta gracia la violencia y lo vulgar. Deberíamos recapacitar un poco el tema de la violencia". (Patricio de la Torre)
PUBLICO CARETA.- "El publico de Tucumán es muy careta. Por eso pienso que primero hay que seducirlo y luego provocarlo. Frente al transformismo, la gente tiene distintas reacciones, y algunos se ponen hasta agresivos. Cuando uno está ahí, a unos metros de la gente, puede pasar de todo". (Manuel Villarrubia Norri).