De la fonética (y la percepción de las canciones que escuchamos)

08 Enero 2023

Cuántas veces me he sorprendido al leer la letra de canciones que yo imaginaba distintas al escucharlas, viéndome obligado a rectificar mi canturreo de manera inmediata. Es que las versiones que uno recrea, según la percepción del sonido de la voz, tienen la originalidad de la creación espontánea del poeta interior que siempre nos acompaña, interviniendo en la creación del autor y modificándola según el propio criterio. A veces encuentro coincidencias con el sentido del texto cancionero real. Otras disiento, y siento alguna vergüenza de haberlas cantado con tanto entusiasmo y según mi propia versión.

Estos desplazamientos del sentido original del texto cantado, según uno ha escuchado, han generado versiones insólitas, que atribuimos a un desdichado poeta, o al Anónimo, en el mejor de los casos. Y la tradición literaria oral, la de los juglares está llena de estas circunstancias.

Una anécdota del gran poeta español Rafael Alberti viene de ejemplo. El poeta, educado en un colegio católico como era de rigor en España, cuenta que desde su adolescencia canturreaba un villancico, escuchado hasta el hartazgo, y cuyos versos no llegó a comprender sino hasta su adultez.

Los versos del villancico de Alberti, que referían a la Virgen María hablándole a San José, en el portal del recién nacido, rezaban así: “Acuéstate en el pozo / que vendrás cansado / y de mí no tengas / penas ni cuidados”.

No comprendía Alberti cual sería la razón por la que la Virgen María solicitara a su marido, José, acostarse en un sitio tan peligroso e inhóspito, como el pozo de agua próximo al portal del nacimiento.

Pero un día, ya en la medianía de edad, leyendo los “Cantos Populares Españoles”, de Francisco Rodríguez Marín, y deteniéndose en la parte dedicada a las coplas y villancicos de Navidad, el poeta encontró el texto real: “Acuéstate esposo / que vendrás cansado”.

No dudo que seguiremos cantando versiones de canciones ajenas a la composición original, y que tal vez evitemos la desilusión de confrontarlas con lo realmente escrito.

Pero es una formal personal y discreta de escribir poesía, ¿no?

© LA GACETA

Eduardo Posse Cuezzo - Abogado. Presidente de Alianza Francesa de Tucumán y de Fundación E. Cartier.

Comentarios