Qatar 2022: Es el escenario ideal que suelen tener los equipos profesionales

A RECUPERARSE. “Papu” Gómez terminó el duelo de octavos con un golpe en su tobillo. A RECUPERARSE. “Papu” Gómez terminó el duelo de octavos con un golpe en su tobillo.
07 Diciembre 2022

Gonzalo Cano

Preparador físico de San Martín

Luego del triunfo ante Australia en octavos de final, la selección cuenta por primera vez en el mundial con seis días entre competencias, lo que representa un periodo más que aceptable desde el punto de vista de la recuperación general.

Se debe tener en cuenta que un lapso de tiempo de estas características, es similar al escenario ideal que suelen tener los equipos profesionales en una fase regular para preparar de la mejor forma el siguiente encuentro, lo que permite dosificar las cargas de una manera mucho más progresiva. Es por ello que también representa una ventaja desde el punto de vista de la planificación y la logística, ya que ofrece la posibilidad de tener un día completo libre (usualmente el MD+1 o día posterior al partido) para que, jugadores y delegación que acompaña puedan descansar y disfrutar del tiempo de una manera distinta (lo cual resulta imprescindible desde el aspecto emocional).

Considerando que, en un deporte elite como el fútbol, las sucesivas adaptaciones que se generan en los jugadores se da en gran porcentaje por la exposición a la alta demanda generada en la competencia, un periodo entre estímulos más semejante al considerado “típico” dentro del promedio, representa una gran ventaja para la mejora del rendimiento general y permiten establecer un contexto más favorable para preparar un partido decisivo (como el que se viene).

Otra ventaja que ofrece el tiempo, es la posibilidad de ondular los estímulos en intensidad y volumen; donde pueden existir ejercicios tácticos y/o estratégicos con distintos espacios de interacción y complementados por lo que el cuerpo técnico considere necesario para mantener un nivel óptimo de funcionamiento.

Es clave el control individual de los estados de recuperación previos a cada práctica y del efecto que provoca cada estímulo de manera subjetiva al finalizar cada día, además de un seguimiento de las variables metabólicas y neuromusculares que brindan los dispositivos de medición de carga externa y las evaluaciones o protocolos que brinden más información respecto del estado de los jugadores.

Para aquellos que arrastran alguna molestia o sobrecarga funcional, este es un escenario apto para poder recuperarse plenamente y estar disponible nuevamente para que el DT tenga mayores opciones a la hora de establecer la mejor estrategia en búsqueda de un nuevo triunfo de nuestra selección.

Comentarios