De Paul, Lautaro y Enzo Fernández con LA GACETA: el combo que animó la fiesta

La Selección ganó y Argentina es una fiesta.

De Paul, Lautaro y Enzo Fernández con LA GACETA: el combo que animó la fiesta REUTERS

Y la espera se hace tan larga como la primera. Por las redes circulan posteos de los jugadores, del baile, de la fiesta del vestuario argentino. La Selección ganó y Argentina es una fiesta. La única diferencia entre el martes y la de esta noche de sábado es que desde la FIFA anticipan que “ya vendrá Enzo Fernández”.

La ahora estrella de Benfica de Portugal llega vestido de fajina, todavía no se cambió. No tuvo tiempo. Se lo ve en el limbo de la alegría. De su botín derecho salió la sentencia a la tranquilidad de la Selección con el 2-0 y la pena capital para México en este duelo.

Y pensar que hace tres años formaba parte de la Reserva de River. Su ascenso fue meteórico y hoy lo ratifica en la Scaloneta.

El enviado especial de LA GACETA apela a la curiosidad de un momento especial de Enzo, el abrazo casi paternal que Leo Messi le dio en soledad después del saludo del resto de sus compañeros. “Leo me dijo que me acerque a jugar, y bueno después en el abrazo me dijo que le hice caso, así que estoy muy feliz”, cómo para no estarlo, ¿no?

Fueron 52 segundos y le sacamos el jugo. Debajo de su nuez de adán Fernández tiene un tatuaje que dice “fe”. “Tu tatuaje lo dice todo Enzo, ¿no?” “Siempre, hay que tener fe”, gracias genio.

Uno de los caballeros a la hora de aparcar y charlar con la prensa es Guido Rodríguez. “Era importante para nosotros ganar y lo pudimos hacer. Se festejó ahí (en el vestuario), pero hay que seguir. Queda todo en la última fecha”.

Ya sin el overall del trabajador incansable, Lautaro Martínez es otro de los integrantes del combinado nacional que hace un stop para dar a conocer sus conceptos a LA GACETA. Lo primero era conocer si estos tres puntos eran algo así como el mayor insecticida para la mufa. O lo que sea. “Sí, la verdad que sí, necesitábamos este resultado, la victoria y ahora trabajar con tranquilidad”, explicó quien fue reemplazado por Julián Álvarez y se notó algo molesto cuando dejó la cancha. “Sí, sí, porque son partidos incómodos, hay poco espacio para jugar, se tocan pocas pelotas y bueno, uno trata de trabajar para el equipo, estirar la defensa rival, y a veces cuando uno no tiene las situaciones se va enojado”.

*

“Angelito” Di María perfiló su mensaje hacia el desahogo, “Veníamos haciendo las cosas muy bien, pero por un partido la cosa se embarró toda”, tiene razón, como también cuando abrió nuevamente su corazón hacie los hinchas. “Lo dije antes, la gente es increíble, los banderazos que está haciendo... Después del partido perdido, la gente con sus mensajes y todo, parecía que habíamos ganado. Simplemente, queda agradecerle. Vamos a intentar seguir por este camino”, ojalá.

De la lluvía de periodistas que acecha a “Fideo” sale una consulta sobre si su pase a Leo cuenta como asistencia: “Na, si le tiré una caca, pero él soluciona todo siempre. Unos minutos antes me dijo que se metían muy adentro y que los espacios atrás aparecían. Esperé el momento y funcionó”, qué desahogo.

La última de LA GACETA fue para Rodrigo De Paul. Estuvo relacionada a su lectura del juego contra México y sobre cómo se sintió él.

¿Cómo analizás tus primeros 15 y tus últimos 15’?

- Todavía no lo hice, pero creo que en el primer tiempo equivocamos los caminos en apresurarnos con la pelota, especialmente yo. Y después en el segundo tiempo tuvimos la paciencia que nos remarcaron Leo y el técnico y eso fue llevando a que vayamos metiendo a México a su área y convirtiendo el gol.

Comentarios