Cartas de lectores: parque provincial El Cadillal

21 Noviembre 2022

Por el color de sus ojos , por el andar rápido, sigiloso y sorpresivo cuál ágil felino trepado en una topadora, tracabato, motoniveladora, camioneta , tractor o en la montaña , respetuosamente, lo apodamos “El Gato Giobellina”. Osvaldo Rolando era su nombre; me sumé a su equipo en el año 1972 y según mi entender, en toda la Administración Pública no hubo ni habrá profesional tan responsable, honesto, solidario y capaz como lo fue el ingeniero Giobellina; creo que después de su familia lo que más amaba era la Inspección Obra Dique El Cadillal , embalse, que tuvo la gran responsabilidad de recibirlo cuando pasó de manos de la Empresa Richard Costain a la provincia. Le puso tanto empeño y dedicación que nos contagiaba; trabajábamos 12 horas diarias en el mantenimiento y en los distintos frentes de obra. A él le debemos las caminerias, la urbanización de la zona; construyó las primeras bases de la serosilla en el cerro Medina y abrió los caminos a Ticucho y El Timbó. Hoy un sobrino suyo, Sebastián Giobellina , titular del Ente Tucumán Turismo, con sus mismos genes, heredó ese amor al Cadillal y gestionó la creación del Parque Provincial El Cadillal, con el mismo fin y sueño de su tío, el de proteger los recursos naturales renovables, cuidarlos y evitar su degradación y mejorar el turismo. Sería justicia que este nuevo parque se llame “Osvaldo Giobellina”.

Francisco Amable Díaz


Tamaño texto
Comentarios
Comentarios