La muerte de Alberto Nicolini: la investigación, su legado

03 Octubre 2022

Elena Perilli de Colombres Garmendia

Presidenta Junta de Estudios Históricos

La Junta de Estudios Históricos de Tucumán despide al arquitecto Nicolini, un gran colaborador, miembro de número de la Institución desde 1972, vocal de la Comisión Directiva, colega y amigo incondicional.

Lo conocí hace muchos años en el Archivo Histórico de Tucumán, gracias al doctor Ramón Leoni Pinto y en seguida admiré su generosidad y gentileza, su disposición para brindar sus conocimientos, su autorizada opinión que con tanta naturalidad y sencillez ofrecía. Su largo y prestigioso curriculum vitae da cuenta de su vocación por la Historia de la Arquitectura y el Patrimonio, pero sobresale especialmente, su condición de Maestro y modelo para quienes fueron sus alumnos e integrantes de equipos de investigación. Era miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia y académico delegado de la Academia Nacional de Bellas Artes, entre otras muchas instituciones.

Se especializó en el tema de la ciudad hispanoamericana. En la Junta participó activamente, así en el Bicentenario de 2016, integró el panel “Tucumán en tiempos de la Independencia”, en el Congreso organizado por la Academia Nacional de la Historia. Escribió artículos en la Revista, destacándose en 2018 su trabajo “La Casa de Miguel Lillo” resultado de su relevamiento arquitectónico en dicho solar con rigurosa documentación del Archivo Lillo. Compartió sus opiniones bien fundamentadas respetuosas de las fuentes documentales y realizó con otros miembros, acciones en defensa del patrimonio.

En lo académico era un erudito, conocedor como ninguno de la historia de la Arquitectura y defensor del Patrimonio Arquitectónico y Urbano Americano y local, trasmitió sus ideas y conocimientos con generosidad y valentía. Su acción fue imprescindible en la creación y afianzamiento del Instituto de Historia de la Arquitectura y del Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán y con generosidad dio lugar a otros jóvenes a los que orientó en sus estudios, respetando sus criterios y alentando a sus discípulos.

En la Junta su presencia cordial era constante, siempre afectuoso, alegre y preocupado por los temas de nuestra historia. La Institución pierde un valioso colaborador, a todos nos sembró su afán y ejemplo por continuar en la línea dela investigación histórica. Ese es su legado.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios