Comienza la época de calor: ¿es momento para que mi bebé deje los pañales?

La pediatra Jimena Le Bellot echa por tierra algunos mitos.

UN PROCESO. El mejor momento para dejar el pañal no siempre es cuando la gente opina. elDiarioAR UN PROCESO. El mejor momento para dejar el pañal no siempre es cuando la gente opina. elDiarioAR

Cuando alguien le dice 'aprovechá que empieza el calorcito y sacale los pañales', Jimena Le Bellot se muerde los labios para no contestarle al autor de la frase que lo dicho es una ridiculez. "Dejar el pañal no va a depender del clima o del tiempo libre del adulto. Al igual que caminar o hablar, se trata de un proceso madurativo del niño o niña", explica la pediatra, influencer y mamá. "No todos caminan o hablan a la misma edad. Esto es igual", añade.

Pero, ¿cómo nos damos cuenta de que nuestro hijo se encuentra en el proceso? "Existen hitos que van marcándonos que se ha acercado el momento. Esto sucede cuando se da cuenta de que hizo pis o caca; se da cuenta de que está haciendo pis o caca; se da cuenta de que tiene ganas antes de hacer y no puede retener y retiene y avisa que quiere ir al baño", contesta la médica.

- ¿Cómo podemos acompañarlos?

- Primero, hay que respetarlos. Que nuestra ansiedad de adultos no haga que invadamos su cuerpo. Recordemos siempre que su cuerpo es su decisión.

- ¿También es importante que el niño tenga la capacidad de explicarnos esto que le está pasando?

- Sí. Y para ello, desde bebés debemos enseñarles los nombres de las partes de su cuerpo: vulva, uretra, pene y ano. De ese modo, podrá nombrar y reconocer fácilmente. Asimismo, conviene normalizar la pis y la caca. Todos los seres humanos hacemos pis y caca.

- ¿A qué edad suele darse?

- Entre los 18 meses y los cuatro y hasta cinco años. Pero es muy importante no realizar comparaciones. Y si pide ir al baño, hay que llevarlo de inmediato. No le digas 'en un rato vamos'.

En resumen, los pañales no se sacan; se dejan. Lo hacen los niños y las niñas con la ayuda de sus papás. No siempre antes es mejor. Hay que tener paciencia. Hay que hablarles. Hay que llevarlos al baño cada tanto. Y no hay que retarlos. "En realidad, dejar los pañales significa controlar esfínteres. Y eso no es una tarea sencilla. Se trata de un proceso evolutivo que se da de manera independiente en cada chico", agrega la médica pediatra Gabriela Salomón.

"No se puede enseñar u obligar a los bebés a dejar los pañales porque se trata de un logro en su desarrollo. Y antes de alcanzarlo, ellos deben poder darse cuenta de que se hicieron o de que están haciéndose pis o caca en el pañal; es decir, harán una referencia de incomodidad", explica, en consonancia con lo planteado por Le Bellot.

- ¿Cómo sabemos si nuestro bebé está listo?

- En general, el proceso de control de esfínteres se dará de la siguiente manera: primero de manera diurna y luego nocturna; primero la pis y después la caca. No obstante, el control completo de la vejiga es variable. Y no mojar la cama constituye la última etapa del aprendizaje.

- ¿Qué opina de las pelelas?

- Creo que conviene usar banquitos y adaptadores que permitan hacerle la transición al inodoro. Los pañales de aprendizaje son muy útiles porque funcionan como un paso intermedio entre el pañal descartable y la pelela.

Finalmente, Salomón enseña que sacar los pañales no se resuelve con límites sino a través de juegos, cariño y acompañamiento. "Los juegos con plastilina y agua los ayudan a desarrollar las ideas de continencia y curiosidad. Sin embargo, no significa que necesariamente estén listos. Pueden pasar meses hasta que eso suceda. No conviene que las mamás y papás nos volvamos locos presionándolos", concluye.


Tamaño texto
Comentarios
Comentarios