Un documental sobre el sentido de bailar

Presentan “La alegría del que danza - Capítulo uno”, de Martín Piliponsky y Nelson Urdaneta.

PROTAGONISTA EXCLUYENTE. Martín Piliponsky y la danza, en íntima unión. PROTAGONISTA EXCLUYENTE. Martín Piliponsky y la danza, en íntima unión.
05 Agosto 2022

“La alegría del que danza” expresa elocuentemente en su título el cúmulo de sentimientos de los bailarines. Imposible no compartir esa sensación al ver a Martín Piliponsky en el documental dirigido por Nelson Urdaneta, que se estrenará esta noche a las 20.30 en la Sociedad Francesa (San Juan 751), con entrada libre y gratuita.

Con la aclaración de que es “Capítulo uno”, se avisora la continuidad de un proyecto que busca “viajar a través de la experiencia en la danza y la improvisación”. En la presentación estarán Beatriz Lábatte, Solange Courel, Andrea Barbá, Nicolás Aráoz y Urdaneta, con la coordinación de Irene Benito y las performances de Timna Comedi, Gustavo Escalante y Piliponsky.

El documental discurre como un encuentro audiovisual entre Piliponsky y Urdaneta, quien lo describe como “un recorrido por sus orígenes, sus influencias, sus colaboraciones con artistas, sus viajes por el mundo y sobre cómo conviven la arquitectura y danza en su vida”.

“Nos conocimos cuando yo trabajaba en el Ente Cultural y él fue convocado para realizar el espectáculo ‘Bailamos Bach’, que se canceló a último momento. Nosotros ya veníamos trabajando con la mejor onda en su registro y decidimos seguir explorando. Entonces grabamos parte de sus proyectos con otros artistas; quise conocer un poco más de su vida y me pasó material de sus viajes, sus obras y sus experiencias danzando en el exterior que me resultaron fascinantes. Fui seleccionando, armando y editando hasta encontrar una cierta estructura y juntos fuimos sumando otras cosas hasta que tomó una unidad armónica que presentamos en este primer capítulo. La idea es hacer una suerte de libro digital multimedia que nos permita seguir explorando los ejes temáticos de la propuesta”, detalla el director, que define el documental como “un trabajo muy artesanal que articulamos entre Martín y yo, una codirección con una visión unificada hasta el último momento, sin más técnicos ni actores salvo los bailarines y músicos que participan en los ensayos y presentaciones”.

“Hablando con amigos bailarines, queda claro que se necesita más acompañamiento de las autoridades para respaldar, promover y proteger la danza. Como todas las manifestaciones culturales, ha tomado nuevas vertientes, nuevas expresiones y hay que poner atención en eso. Esta es una producción completamente independiente; no hemos buscado financiamiento para realizarla, pero nos dimos cuenta de que hay muy pocos espacios para abordar estos temas; de alguna forma, este trabajo busca promoverlos”, asevera.

El guión se estructuró a partir de una entrevista planificada y una charla espontánea que tuvieron mientras viajaban a Raco. “Fue el encuentro afortunado entre dos artistas. Y tenemos un montón de material que quedó por fuera de esta entrega y que como te decía queremos seguir explorando. En lo personal, más que el género documental en sí me interesa el cine en general. Tener una excusa para filmar, para descubrir y retratar algo o a alguien, es algo que me moviliza. Me fascina el misterio que surge y se revela al mantener la atención sostenida sobre algún tema siempre a través de la cámara que es el canal entre mi mirada y la del otro”, finaliza.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios