Habrían encontrado los elementos que le robaron al peluquero asesinado

SORPRENDIDO. El peluquero fue asesinado en su local de Banda del Río Salí. SORPRENDIDO. El peluquero fue asesinado en su local de Banda del Río Salí.

Mientras el fiscal Ignacio López Bustos conseguía que una jueza les dictara a la prisión preventiva a los acusados de matar a un peluquero, personal de Homicidios realizaba un allanamiento clave: secuestraron los elementos que le habrían robado a Esvin García Neira después de haberlo asesinado.

El 26 de julio por la siesta, en circunstancias que el peluquero se encontraba descansando en el local ubicado en Banda del Río Salí, los agresores ingresaron al local de García Neira (55 años). Según la acusación del fiscal, aprovechando la superioridad numérica y física, lo redujeron para terminar atándolo de pies y manos. Luego habrían acabado con su vida ahorcándolo con una toalla.

Las cámaras de seguridad instaladas en la vecina ciudad captaron el momento en el que los sospechosos se marchaban del lugar con dos bolsas de residuos negras. Personal de Homicidios, al mando de los comisarios Juana Estequiño, Diego Bernachi, Miguel Carabajal y Jorge Dib, no sólo lograron identificar a los imputados, sino que determinaron que el día del crimen los jóvenes se habían apoderado de dos secadores, una patillera, una máquina para cortar pelo, una riñonera y un celular.

El domingo por la noche los sospechosos fueron detenidos cuando intentaban ingresar por el techo a la casa de sus padres en el barrio Crucero Belgrano, al sur de la capital. Ambos jóvenes, por una denuncia de violencia doméstica, habían sido excluidos del hogar con una orden judicial.

Los investigadores, después de haber concretado la detención de los sospechosos, encontraron un indicio que daba cuenta de que podrían haber vendido el botín del robo a un colega de la víctima. Ayer por la mañana, allanaron una peluquería donde secuestraron los elementos que habrían sustraído. Según explicaron fuentes judiciales, el titular del local habría confirmado que había adquirido esos elementos a los imputados.

Mientras se realizaba la medida, López Bustos acusaba a los hermanos Carlos Rodrigo (26) y Milton Damián Banegas (28) de homicidio criminis causae en concurso ideal con robo simple, en calidad de coautores. “Se trata de una víctima que se encontraba indefensa y en desigualdad de acuerdo a las personas que lo atacaron y de la edad. Son jóvenes agrediendo a una persona mayor con una violencia inusitada. Fue atacado sin razón alguna, por la espalda, y para concretar un robo. La pena en expectativa es de prisión perpetua”, resumió el titular de la Unidad Fiscal de Homicidios I.

El representante del Ministerio Público Fiscal solicitó que se les dicte la prisión preventiva por 180 días. Argumentó que aún quedaban varias pruebas para producir y fundamentalmente, la falta de arraigo, ya que por una orden judicial no pueden vivir en el domicilio que fijaron como residencia. La jueza Isabel Méndez aceptó el pedido del investigador y les dictó la preventiva por seis meses.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios