Ningún juez revisó el amparo de los vecinos del Cadillal

Ayer reclamaron las familias que deben ser desalojadas

MANIFESTACIÓN. Las familias que viven en Las Mesadas se pronunciaron ayer frente a Tribunales.  MANIFESTACIÓN. Las familias que viven en Las Mesadas se pronunciaron ayer frente a Tribunales.
06 Julio 2022

Ayer por la mañana los vecinos del barrio Las Mesadas, de El Cadillal, se manifestaron frente a Tribunales para pedir, una vez más, que el amparo presentado sea revisado por el juez a cargo. Esta medida responde a la orden de desalojo que hace casi dos meses los tiene intranquilos, pues la fecha límite para abandonar el predio era, en un principio, mañana, 7 de julio. Acompañaron a Jorge Baisi -representante de los vecinos- las casi 80 familias que aseguran haber comprado los lotes de buena fe. “Estamos aquí para expresarnos y despertar el letargo del juez. El amparo, que debería ser resuelto en 48 horas, se extralimita en el tiempo y eso nos perjudica enormemente a nosotros”, dijo Baisi. Al mediodía, el juez Jesús Abel Lafuente recibió a Yanina Pus -vecina- y le informó que, hasta ese momento, desconocía el pedido de amparo porque no había sido cedido por el Juzgado de la II Nominación.

“El juez desconocía nuestro pedido; a ese Juzgado había llegado solamente el juicio de resguardo de pruebas. Lo que hizo la manifestación es lograr que el doctor Lafuente agilice el expediente del amparo”, explicó Pus. Según comentó a LA GACETA: “la Segunda (por el Juzgado de la II Nominación) está sin juez fijo, cambian cada 15 días y eso genera las demoras en los juicios”.

El lunes, un funcionario judicial se presentó en Las Mesadas para notificar a los vecinos sobre una extensión de 30 días en el plazo para abandonar las tierras. “Tenemos hasta el 3 de agosto para finalmente dejar el predio. Insistimos en que este tema debe ser escuchado, el Juzgado no está actuando de manera correcta”, aseguró Baisi.

A partir de ahí el panorama es incierto. “Aunque se acepte el pedido de amparo, este solo constituye una parte en todo el proceso. Que de la noche a la mañana salga una intimación de esta naturaleza es una sensación horrible, no se la deseo a nadie”, dijo Adriana Martín, que vive en El Cadillal con su hija, su yerno, sus nietos y su hermana. “Es desesperante que después de haber puesto tu dinero, tu sacrificio y el de toda tu familia, se llegue a una situación así, estamos devastados”, agregó.

Hasta ayer, el amparo no había sido ni siquiera leído, lo que provocó que los vecinos busquen otras alternativas para ser escuchados. “Vamos a seguir instrumentando todo lo que esté a nuestro alcance. Si tenemos que avanzar sobre el Juzgado por la irresponsabilidad que está cometiendo, lo vamos a hacer”, enfatizó Baisi. Además, habían presentado ante el Juzgado un documento bajo el nombre de “Formulamos posición, urgimos resolución”, que se redactó con la asesoría del doctor Bernabé Aráoz, abogado de los vecinos.

“La cuestión real es que nosotros vemos transcurrir el tiempo sin posibilidad de que se resguarden adecuadamente nuestros derechos constitucionales, a punto de ser vulnerados”, decía el texto, que cerraba con: “de proseguir la conducta indolente del Juzgado, ocurriremos por ante las autoridades del Poder Judicial, denunciando esta anómala situación, y/o cualquiera otra que las circunstancias aconsejen”. (Producción periodística: Bárbara Nieva)

Temas El Cadillal
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios