El Banco Central asegura que las nuevas medidas evitarán una "devaluación brusca"

El presidente del BCRA, Miguel Pesce, defendió los cambios en las normas cambiarias que hacen más difícil el acceso a dólares para compras al exterior

Presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce Presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce
28 Junio 2022

El presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, defendió las medidas anunciadas ayer en relación a la administración de las importaciones. Dijo que fueron tomadas para evitar una “devaluación brusca” de la moneda nacional y reducir la demanda de dólares.

Las medidas endurecen las condiciones necesarias para acceder al mercado de cambios con el fin de pagar importaciones, achicando cupos mensuales y poniendo el foco sobre las compras de empresas.

"Debido a la situación internacional ha habido un incremento importante en el precio de la Energía y nos está trayendo dificultades en la balanza de pagos y la balanza cambiaria. El mes pasado pagamos 1.600 millones de dólares y este mes están en el orden de los dos mil millones. Hay que pagarlas al contado y nos trae dificultades en la balanza cambiaria. Sobre un total de 8.000 millones, dos mil millones son de energía", comenzó el referente del organismo en declaraciones con Urbana Play.

"La forma de salvar la situación esos meses sin generar procesos recesivos es que las empresas consigan financiamiento para el pago de importaciones. No es bajar el volumen de importaciones. Es bajar el nivel de pagos", agregó. Al mismo tiempo, no descartó que haya "maniobras especulativas".

En relación al salto de los dólares paralelos, el funcionario relativizó que se haya producido por las medidas tomadas: "El mercado que fija precios de dólar con títulos públicos es pequeño. Opera 60 millones de dólares diarios. El mercado oficial, mil millones de dólares diarios. El dólar ilegal, se estima, opera algunos millones de dólares diarios. Cualquier movimiento especulativo mueve esas referencias. No necesariamente tiene que ver con las medidas que tomamos ayer".

"Esto evita que vayamos a una devaluación brusca. Buscamos que eso no sea necesario. Las medidas de estas características han sido exitosas. Llegamos a la mejor solución posible. La medida que estamos tomando tiene efecto hasta el 1 de octubre, para superar esta coyuntura", agregó confiado.

Por último, Pesce mencionó la situación difícil de las reservas y señaló la demora del campo en la liquidación: "Tenemos problemas estacionales. Las importaciones de energía se aceleran entre mayo y agosto y hay estacionalidad en el ingreso de las exportaciones agrícolas. Es cierto que hemos tenido más ingresos por exportaciones de trigo y maíz, pero el ingreso de la cosecha de soja viene retrasado un 18% respecto del año pasado. Son 2.200 millones de dólares que todavía no han ingresado".

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios