Toda la belleza en la solemnidad de Mozart

La Orquesta y el Coro Estable interpretan el Réquiem, con entrada libre y gratuita.

SINFÓNICO-CORAL. Un concierto que involucra muchos músicos en escena. ente cultural tucumán SINFÓNICO-CORAL. Un concierto que involucra muchos músicos en escena. ente cultural tucumán
23 Junio 2022

Como a todo coreuta, a Myriam Molina y a Adriana Olivera de Cáceres les hubiera encantado entonar, una vez más, una de las obras trascendentales de Wolfgang Amadeus Mozart, la Misa de Réquiem en Re menor k. 626.

En homenaje a tan apreciadas cantantes hoy, a las 21, en el teatro San Martín (avenida Sarmiento 601) el Réquiem será interpretado por el Coro, dirigido por Ricardo Sbrocco y la Orquesta Estable de la Provincia, bajo la dirección general de Jorge Bulacia Soler.

Cantarán como solistas Valeria Albarracín (soprano), Paula Lozano (contralto), Iván Vega (tenor) y Patricio Racedo (bajo).

En la segunda parte se sumará al homenaje el Coro de Niños, dirigido por Ana María Ternavasio, para interpretar otra joya de Mozart, el Ave Verum corpus.

El Réquiem es la última obra que compuso Mozart y una de las más importantes de su catálogo. Contiene las siguientes partes, que fueron puestas en música mediante una gran variedad de técnicas compositivas: Introitus, Kyrie (Dies Irae, Tuba mirum, Rex tremendae, Recordare, Confutatis y Lacrimosa), Offertorium, (Domine Jesu y Hostias), Sanctus, y Benedictus, Agnus Dei y Communio: Lux Aeterna.

En tanto el Ave Verum corpus es un motete que Mozart compuso sobre el breve himno eucarístico homónimo que data del siglo XIV.

Significación especial

“Este concierto tiene para nosotros una significación especial porque es un homenaje a dos sopranos del coro que han fallecido este año. El Réquiem es una misa de difuntos de gran hondura dramática que Myriam Molina cantó como solista. Ambas integraron el coro desde los años 80: Molina tenía más historia como solista porque hizo varios roles protagónicos en óperas, zarzuelas y sinfónico-corales. Olivera de Cáceres también abordó personajes como solista, pero además estaba muy dedicada a los aspectos gremiales del coro. El Réquiem es una obra grande, y hoy tres de los solistas, excepto Albarracín, debutan en el rol”, explica Sbrocco.

Honor y responsabilidad

En tanto Bulacia Soler expresa: “dirigir un concierto en homenaje a dos cantantes que fueron emblemáticas, no sólo en el coro sino en el Ente Cultural, es un honor muy grande. Es una enorme responsabilidad y encaramos este concierto para dedicarles lo mejor en su memoria”.

“Cada uno de los que vamos a participar de este concierto estamos pensando lo mismo: en darlo todo por personas que lo dieron todo por el arte la cultura la música. Es un concierto cargado de emotividad y trascendente para los cuerpos que participan. El Coro de Niños se suma por iniciativa de su propia directora. No tengo dudas de que musicalmente estaremos a la altura”, remarca.

La entrada es libre y gratuita hasta agotar el cupo habilitado.

Molina ingresó al Coro Estable a muy temprana edad y permaneció en él por más de 40 años. También ejerció la docencia en el Instituto de Música de la UNT y en la provincia de Salta. Olivera, por su parte, formó parte del Coro Estable prácticamente desde su fundación, interpretando igualmente importantes roles solistas.

Tamaño texto
Comentarios