Imputaron por usurpación de título al falso médico que atendía en una clínica de Concepción

El acusado tiene 39 años, es alumno regular de Medicina y trabajó casi tres años en Terapia Intensiva.

EN EL SUR. La causa contra el médico falso es investigada por el Centro Judicial de Concepción. EN EL SUR. La causa contra el médico falso es investigada por el Centro Judicial de Concepción. FOTO GENTILEZA DEL MINISTERIO PÚBLICO FISCAL
13 Junio 2022

El Ministerio Público Fiscal formuló cargos por los delitos de usurpación de títulos y honores y ejercicio ilegal de la medicina contra Enrique Bustamante, de 39 años, acusado de haber trabajado en una clínica de Concepción como médico terapista, sin poseer título habilitante y utilizando la matrícula de otro profesional.

En abril, Sergio Guillermo Martínez, un terapista de la capital, había denunciado que estaban utilizando su matrícula en el Sanatorio Jesús María de la ciudad sureña, que atendía a pacientes del PAMI.

Esta mañana, en una audiencia convocada por el Ministerio Público Fiscal, con el objeto de formalizar la investigación y formular los cargos en contra el acusado. El caso lo lleva adelante la Unidad de Decisión Temprana de los Tribunales de Concepción, a cargo del fiscal Miguel Varela. Durante la audiencia, la auxiliar de fiscal, María Emilia López Delgado, procedió a relatar los hechos y las evidencias con las que cuenta la fiscalía hasta el momento.

Según la acusación efectuada por el MPF, entre mayo del año 2019 y abril del 2022, Bustamante trabajó en el área de Terapia Intensiva y, para lograr tal finalidad, simuló calidad de profesional, prescribiendo tratamiento y recetas médicas, suministrando medicamentos y firmando historias clínicas de pacientes bajo la identidad, nombre y matrícula de un profesional de la capital, y que para ello se valía de su sello, percibiendo una remuneración mensual. Además, se agregó que dicha actividad las había realizado sin título habilitante ni autorización, utilizando una identidad distinta a la suya, comprometiendo con su conducta la Salud pública y la Administración Pública.

Entre las evidencias con las que cuenta la fiscalía, la funcionaria detalló las declaraciones testimoniales de familiares de pacientes atendidos en la clínica; declaraciones de empleados; informes de inspección efectuados en el nosocomio; informes provistos por la Facultad de Medicina, los que indican que el acusado es estudiante regular de la carrera y que el denunciante se egresó en 2005.

Comentarios