Los refugiados que los líderes del mundo no miran

Una caravana con miles de migrantes se dirige de México a Estados Unidos y busca llamar la atención de la Cumbre de las Américas

MARCHA. La caravana partió de Tapachula, con miles de personas.  MARCHA. La caravana partió de Tapachula, con miles de personas. REUTERS
07 Junio 2022

TAPACHULA, México.- Miles de migrantes, muchos de ellos venezolanos, emprendieron una nueva caravana desde el sur de México para llegar a Estados Unidos, un viaje que pretende concitar la atención de los líderes de la Cumbre de las Américas que se realiza en Los Ángeles, California, esta semana.

Desde Tapachula, en el sur de México, una caravana de 11.000 migrantes, en su mayoría venezolanos, puso rumbo hacia Estados Unidos, cuya frontera intentan cruzar cada día unos 7.000 migrantes indocumentados.

El Instituto Nacional de Migración (INM) no proporcionó estimaciones sobre el tamaño del grupo ni ofreció comentarios sobre el trayecto de la caravana ni quienes la integran.

Uno de los organizadores del movimiento, Luis García, dijo que, en el grupo van personas de diferentes nacionalidades, que han tenido que dejar atrás sus hogares para huir de las dificultades económicas, sociales y de seguridad que enfrentan en sus naciones, y que cerca del 80% de ellos son venezolanos.

“Encarecidamente pedimos a los que fueron a la cumbre, a los líderes, que volteen a ver lo que está pasando y lo que puede pasar de ahora en más y empeorar, en México, si no se hace algo pronto, algo de inmediato”, agregó García luego de lamentar que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, no asistirá a la cumbre.

Se esperaba que su colega de Estados Unidos, Joe Biden, anuncie un pacto regional sobre migración más adelante en la semana, en el marco de la cita hemisférica, pero se teme que la ausencia de López Obrador haga imposible cualquier avance en ese sentido, porque sostener una conversación seria sobre migración en América Latina, sin que esté presente México, no tiene mucho sentido.

Debido al problema migratorio que enfrenta Estados Unidos, Washington necesita a López Obrador y él “ve que la posición de desafiar a Biden le hace aparecer como un líder latinoamericano”, según Michael Shifter, profesor de la Universidad de Georgetown.

Los migrantes de la caravana, en la que viajan muchos niños, comenzaron su periplo temprano en la mañana y se dispersaron por varios carriles de una carretera, algunos con ponchos de plástico y paraguas para protegerse de la intensa lluvia.

Otras grandes caravanas que llegaron a la frontera con Estados Unidos también atravesaron México en 2018 y 2019. En su mayoría, estaban compuestas por centroamericanos. En los años siguientes, se integraron por personas de grupos más pequeños, principalmente de haitianos, hostigados por la violencia y la extrema pobreza en el pequeño país del Caribe.

Un número récord de migrantes, el año pasado, intentó cruzar ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México, pero muchos de ellos quedaron en el camino o fueron detenidos durante operativos desplegados por ambas naciones.

Robinson Reyes, un migrante colombiano de 35 años, dijo que esperaba que el grupo atrajera la atención de los líderes en la cumbre. “Queremos poder transitar sin ningún inconveniente por México. Ojalá que dialoguen (en la cumbre) y se resuelva esto, con el favor de Dios”, mencionó mientras avanzaba con la caravana.

A pesar de las preocupaciones apremiantes en su país, como la inflación, los tiroteos y la guerra en Ucrania, Biden declara como objetivo volver a comprometerse con los vecinos del sur para forjar una visión común tras años de relativo abandono bajo el eslogan de “Estados Unidos primero”, de su predecesor Donald Trump, quien se saltó la última cumbre en Lima en 2018.

Ahora, bajo presión por el número récord de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, se espera que busque compromisos, especialmente de México y América Central, para frenar esos flujos. Sus asistentes dicen que están trabajando en una comunicado de migración “ambicioso”, pero un gran avance parece poco probable, según los expertos.

Algunos líderes centroamericanos se han irritado por las demandas de Estados Unidos de que aborden la corrupción gubernamental, a la que Washington señala como mecanismo impulsor de la migración desde Honduras, Guatemala y El Salvador.

Un funcionario de alto rango del gobierno de Biden trató de restar importancia al tema de la migración en la cumbre, y dijo que las relaciones de Estados Unidos con América Latina son mucho más amplias, e involucran a la economía, la política climática y la recuperación de la pandemia de covid-19. (Reuters)

Comentarios