Con tres películas, se despide el Encuentro de Cine Europeo

La instancia presencial en Tucumán concluye en el teatro municipal Rosita Ávila, pero el festival seguirá on line. Un filme exclusivo.

COMEDIA. La última jornada del Encuentro de Cine Europeo empezará a las 17 con la italiana “La vita facile”. COMEDIA. La última jornada del Encuentro de Cine Europeo empezará a las 17 con la italiana “La vita facile”.

La etapa presencial de la edición número 18 del Encuentro de Cine Europeo que se realiza en la Argentina (y la 13 con sede en Tucumán) se cierra esta tarde en el teatro municipal Rosita Ávila (Las Piedras 1.550) con la proyección de tres películas con entrada libre y gratuita hasta completar el aforo de 280 plateas.

La propuesta organizada por la Delegación de la Unión Europea en el país, y que cuenta con el apoyo de las diferentes Embajadas e Institutos Culturales del viejo continente, acerca producciones recientes de directores contemporáneos. Más allá de las funciones con público en la sala, casi toda la programación de 20 filmes de 16 nacionalidades distintas puede verse de manera virtual, en la página www.cineueargentina.com. Este año, las producciones fueron reunidas bajo la consigna “De cara a la realidad”.

La grilla en el Rosita Ávila la abrirá a las 17 la realización italiana “La vita facile”, una comedia codirigida por Orso Miyakawa y Peter Miyakawa, sobre tres personas muy distintas (un niño de 14 años, un estudiante que contrabandea medicamentos y cigarrillos y un profesor de tenis estadounidense con ambiciones artísticas) que deciden ayudar a un migrante a cruzar la frontera hacia Francia. La amistad que construyen los llevará a enfrentar una pequeña pero gran aventura. La película estrenada hace dos años está interpretada por Manoel Hudec, Camilla Semino Favro, Alberto Boubakar Malanchino y James Miyakawa.

Sólo con función presencial (no está disponible on line), a las 19 se proyectará “Invisible”, una coproducción dramática de Lituania, Letonia, Ucrania y España, dirigida por Ignas Jonynas. En el guión, Jonas se hace pasar por ciego y participa en un concurso televisivo donde conoce a su atractiva pareja de baile, Saulé. Rapidamente, se convierten en los concursantes más populares del programa. Mientras tanto, Vytas, un viejo conocido de Jonas, sale de la cárcel con sed de venganza, convencido de que no fue el único responsable de la muerte de su esposa, y que el farsante, su examante, es culpable también de su deceso.

La despedida será a las 21 con “Sanremo”, del esloveno Miroslav Mandic. Bruno (interpretado por Sandi Pavlin) vive en un asilo de ancianos, donde se enamora de Duša. Cuando está solo, su pasado resurge con violencia, lo que hace que quiera huir de la residencia para volver a su propia casa, a su esposa y a su perro, quienes, lamentablemente, ya no están. Su singular relación con Duša evoca “Non ho l’età” de Gigliola Cinquetti (la canción que se hizo famosa en el festival pop de 1964), que resulta ser el único recuerdo común de la juventud entre ambos protagonistas.

Tamaño texto
Comentarios