La “moda” de los perros de cara chata

Cómo se debe cuidar los perros de razas como bulldog francés, pug, shar pei, pequinés y cavalier king.

PROPENSOS A ENFERMEDADES RESPIRATORIAS. Los perros braquicéfalos tienen una vía aérea con alteraciones anatómicas. PROPENSOS A ENFERMEDADES RESPIRATORIAS. Los perros braquicéfalos tienen una vía aérea con alteraciones anatómicas.
22 Mayo 2022

Argentina es el país mascotero por excelencia en Latinoamérica: se estima que hay 15 millones de perros, según datos de la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (Caena), y desde hace ya algunos años, los perros de cara chata acaparan mayor atención. Por eso es importante estar informados sobre los cuidados básicos que estos necesitan.

Entre los más populares está el bulldog francés, que lidera el ranking de los argentinos a la hora de buscar una mascota. Se estima que hay alrededor de unos 15.000 perros de esta raza desde 2017.

Es verdad que la mayoría son divertidos, inteligentes, felices, llenos de personalidad y energía; estas características, junto con su peculiar anatomía, han permitido que la demanda de su tenencia crezca hasta convertirse en una especie de moda, afirma la doctora Eliana Gaymer, veterinaria especialista en animales pequeños y medicina respiratoria.

Otras razas similares como el pug, el bulldog inglés, el shar pei, el pequinés y el cavalier king corren con la misma suerte.

Según expica Gaymer, estos perros fueron diseñados para tener esa cabeza pequeña, redonda, cara plana y con ojos saltones, logrando una mayor conexión y empatía con las personas. Pero esta particular apariencia demanda que les prestemos un especial cuidado a la hora de tener uno en casa, ya que pueden presentar el síndrome obstructivo de la vía aérea del braquicefálico. Esto implica que, al tener una vía aérea con alteraciones anatómicas, son más susceptibles a patologías respiratorias y por ende más sensibles a las infecciones respiratorias.

Estas razas, al tener una cara achatada, presentan dificultades para eliminar el calor de su cuerpo, lo que los hace más susceptibles a presentar golpes de calor, una condición que es bastante frecuente, sobre todo en los meses de más altas temperaturas.

Además, presentan una vía aérea más propensa a la obstrucción; por esto, se aconseja pasearlos con una pechera cómoda antes que un collar, y así evitar la compresión traqueal.

Si tu perrito se cansa mucho, presenta respiración ruidosa o ronquidos, debe ser evaluado por un especialista, con el objetivo de disminuir la dificultad respiratoria, los ronquidos, la intolerancia al ejercicio y la predisposición al golpe de calor. Algunos casos requieren una intervención quirúrgica para ensanchar las fosas nasales y eliminar el exceso de tejido blando del paladar, entre otros procedimientos.

Cuidados básicos

Sin embargo, existen cuidados básicos importantes de tener en cuenta al momento de compartir con ellos para garantizar una buena calidad de vida y ser dueños responsables. Walter Comas, director de la unidad de negocios de Animales de Compañía de MSD Salud Animal en Región Sur, recomienda algunos cuidados específicos para mantenerlos sanos:

• Limpieza del pliegue nasal semanalmente con soluciones para eliminar cualquier tipo de bacteria que pueda causar infecciones.

• Limpieza diaria de ojos.

• No pasearlos en horarios de calor; la recomendación en temporada de verano es realizar el paseo temprano en la mañana o en la noche. Hay que considerar que no todas las razas braquicefálicas son aptas para paseos deportivos, como ir al cerro o salir a correr; es importante conocer esto al momento de elegirlos como mascota.

• Mantenerlos siempre en ambientes frescos y con agua a disposición.

• Paseo con arnés de pecho y no con collar.

• Mantener una condición corporal adecuada (evitar sobrepeso y obesidad).

• No automedicarlos.

● Otra enfermedad que debemos tener en consideración es la traqueobronquitis infecciosa canina o también conocida como “Tos de las perreras”. Se caracteriza por tos seca y áspera (similar a una arcada), que se inicia de manera muy aguda, en ocasiones acompañada de flema, secreción nasal, ocular y estornudos. Este cuadro puede ser causado por múltiples virus y bacterias, y antiguamente se asociaba a perreras y guarderías, pero actualmente el contagio es posible en múltiples situaciones como al ir a plazas o al acudir al veterinario.

Tamaño texto
Comentarios