“Arrasamos el mundo y eso tiene consecuencias”

El inmunólogo Jorge Geffner habló sobre la importancia de tener las vacunas para poder surfear la nueva ola de coronavirus.

PREOCUPADO. Jorge Geffner dijo que los casos de coronavirus aumentan, pero que esta nueva ola no debería ser más grave que las anteriores. opinarg PREOCUPADO. Jorge Geffner dijo que los casos de coronavirus aumentan, pero que esta nueva ola no debería ser más grave que las anteriores. opinarg

Cuando ya creíamos que la pandemia estaba empezando a darnos un poco de paz, Carla Vizzotti, la ministra de Salud de la Nación nos trajo de vuelta a la realidad y habló del comienzo de una cuarta ola. ¿Qué es esto y cuánto puede afectarnos? Jorge Gaffner es inmunólogo, doctor en bioquímica, profesor titular de la UBA e investigador superior del Conicet. Según él, esta ola no será tan grave como las anteriores. Lo que sí, dijo, hay que cuidarse, y sobre todo, completar los esquemas de vacunación. “Hay que seguir muy de cerca a este virus porque nos ha dado sorpresas”, afirmó el especialista. Este fue el diálogo con LA GACETA desde Buenos Aires:

- Siempre vemos la secuela de la película y la cuarta ola en Europa y Asia fue dramática. ¿Cómo nos puede ir a nosotros?

- Lo que tenemos ahora es un número de casos muy importante, con una alta circulación de Sars. No tenemos un dato concreto ya que se testea muy poco, y antes había informes diarios y ahora semanales. Es decir que no tenemos una fotografía real, pero sabemos que hay un número importante de nuevos contagios, y el dato es preocupante. Lo alentador por el momento es que esto no se asocia con un incremento de las hospitalizaciones, de los casos severos, no hay internaciones en terapias intensivas, y eso se debe a que se hizo una campaña de vacunación extensa con el 86% de la población ya inoculada. Entonces, ¿cómo sigue todo esto? No está claro, hay una tendencia a suponer que vamos a tener muchos contagios, sobre todo con esta variante de Ómicron, la BA 2, ya que además relajamos las medidas de prevención, de distanciamiento, del uso del barbijo, y por eso creo que esta curva va a seguir, aunque no sabemos por cuánto tiempo. No logramos predecir cómo va a ser el periodo, pero va a ser menos grave que las otras olas. Pero si sigue habiendo tantos casos va a empezar a haber más internaciones, y por eso debemos achatarla lo más rápido posible. El programa de vacunación es bueno, pero la colocación de las terceras dosis es floja, no llega al 44% de la población. Hay vacunas y hay que vacunarse. Se debe tener mucho cuidado de los encuentros en lugares cerrados, entre ellos los medios de transporte, y que se siga usando barbijo, y otro aspecto importante es cuidar mucho a los mayores de 60 años y a las personas con comorbilidades, ya que es mucho el riesgo que corren. El seguimiento de la pandemia hoy pasa por ver la frecuencia de hospitalizaciones y el número de muertes.

- Uno dice las palabras pandemia, ola, coronavirus y la gente pierde la paciencia. ¿Qué se hace con eso?

- Creo que en campaña de prevención estamos flojos. Hay que diferenciar el hartazgo de la gente y la realidad. Si tomamos países como los de Europa, hoy, como Alemania y Reino Unido, están teniendo entre 150 y 200 fallecidos diarios, y hablamos de Estados con una estructura de salud importante. El virus sigue pegando. En China hay mucho aumento de casos, siguen con tasas de mortalidad elevadas. En nuestro país, hace un mes y medio no teníamos conocidos infectados, pero ahora todos tenemos algún conocido con covid. Hay que hacer una campaña importante de concientización. Hay que dejar bien en claro otra vez que la pandemia no pasó, aunque sepamos que el número de muertos en todo el mundo se redujo con respecto a enero. Pero hay que dar recomendaciones claras, ventilar los ambientes, cuidarse, vacunarse, no creer que esto ya pasó. Aunque nos canse. Es un virus que nos puede dar sorpresas.

- Para peor esta cuarta ola nos agarra en la antesala del invierno…

- No es un virus que se transmita más en esta época del año. Lo que sucede es que por el frío tendemos más a estar encerrados. Ahí es donde más tenemos que cuidarnos. Por eso digo que hay que hacer una campaña de comunicación, de prevención. Hoy ya no hay una gran campaña como vimos antes, y eso que tenemos las vacunas. Hay que separar las cosas. Esto no es política, es un problema sanitario, la gente está harta de covid, pero hay que alertar, lo entiendo, yo también estoy harto, pero hay que cuidarse. No es cuestión de que por vender votos no se haga una campaña importante, aunque a la gente le disguste. El Estado debe accionar alertando sobre lo que sucede y lo que puede suceder.

- ¿Qué tanta inmunidad nos siguen dando las vacunas?

- Las vacunas siguen siendo efectivas. Con tres dosis tenemos mucha más protección, aunque los anticuerpos bajen. Pero la falencia que tenemos es con la colocación de la tercera. Hay que destacar que son buenas, que son efectivas y que evitan, como siempre se dijo, casos graves y mortalidad. Por eso es tan importante la campaña para que la gente no deje de vacunarse. Las personas ya vacunadas se pueden contagiar, pero generalmente cursan el cuadro de manera asintomática o leve, salvo excepciones.

- ¿Hay un peligro real de que se junten coronavirus y gripe o es un mito?

- No hay peligro particular, pueden coexistir las dos infecciones, aún en personas vacunadas. Se puede dar de tener ambas, pero hay que advertir también que hay vacunas, aunque actualmente la de la gripe es para grupos acotados de riesgo. No hay agravamientos por tener ambas infecciones.

- ¿El coronavirus va a ser una enfermedad estacional? ¿Deberemos vacunarnos todos los años?

- Va a terminar siendo algo estacional. De este tipo de enfermedades la única que logramos erradicar fue la viruela. La covid va seguir circulando, y seguramente vamos a necesitar un refuerzo por año. Yo no creo que se vuelva más peligrosa, salvo que tengamos una sorpresa más, como fue con Ómicron, pero si no se presenta una variante nueva, con las dosis de refuerzo deberíamos estar bien.

- ¿El barbijo va a seguir siendo uno de nuestros principales aliados?

- Es importante tanto el uso del barbijo como el uso correcto del barbijo. Aún hoy uno va por la calle y la mitad de la gente tiene la nariz afuera. Es tan importante su uso como poder ventilar los espacios, aunque haga frío.

- ¿Sacamos algo bueno de la pandemia?

- Creo que lo más destacado fue el avance científico, con aciertos y desaciertos, como las vacunas. No había producción de vacunas y ahora hay cuatro proyectos en Argentina. Pero al mismo tiempo se habló mucho de liberar patentes, y no se avanzó en nada en eso. Se impusieron intereses de grandes corporaciones. Tuvimos un aprendizaje que es potencial, pero no me queda claro aún cuánto nos va a servir. El acceso a las vacunas sigue siendo inequitativo. No es que no se aprende de lo que nos pasó, es que los ámbitos de decisión no quieren aprenderlo. Por ejemplo, Ómicron surge en África, y sigue sin haber vacunas ahí. Siempre prevalecen los intereses económicos.

- ¿Qué le hicimos al mundo que nos está devolviendo gentilezas con estas enfermedades, como ahora la viruela del mono?

- El hombre no está integrándose al mundo, lo está arrasando. Cada vez hay menos espacios verdes. En los murciélagos hay centenares de coronavirus, pero no los dejamos tranquilos, y tampoco le damos bola al calentamiento global, arrasamos recursos como la selva amazónica, a la que se la está talando a un ritmo tremendo, y por todo eso, en un sentido tenemos mucho más contacto con animales, que deberían estar en otro ámbito. Pero seguimos adelante. Por eso digo que los grandes centros de poder son los que decidan, aunque no son los que sostienen el bienestar general, sino los intereses económicos. De esta manera se compromete el futuro y pasan cosas como las que estamos viviendo. Tenemos mucho por cambiar como seres humanos.

La temida nueva variante

¿Cuándo se descubrió esta variante?

La variante ómicron fue identificada en noviembre del 2020, principalmente se conoció la subvariante BA.1 que generó una explosión de contagios en varios países. A mediados de diciembre se comenzaron a reportar los primeros casos de BA.2.

¿Es más contagiosa?

Estudios realizados en Dinamarca y Reino Unido han evidenciado que la subvariante BA.2 era más transmisible que la BA.1. Sin embargo, esto no determina que las vacunas no funcionen y tampoco se la considera más peligrosa que las otras subvariantes.

¿Por qué aparecen estos linajes?

La aparición de estos linajes se da por la replicación del virus, es decir, mientras haya más contagios el virus continuará mutando y adquiriendo diversas características que pueden incrementar su transmisibilidad y hasta severidad.

¿Cuáles son los síntomas?

Fiebre o escalofríos, tos, falta de aire o dificultad para respirar, fatiga, dolores musculares o corporales, dolor de cabeza, nueva pérdida del gusto o del olfato, dolor de garganta, congestión o secreción nasal, náuseas o vómitos, diarrea.

¿Qué protección otorgan las vacunas?

Un estudio realizado por investigadores estadounidenses ha descubierto que la vacuna de refuerzo (tercera o cuarta dosis) contra la covid-19 puede reducir notablemente el “escape inmunológico” de la variante ómicron, subrayando la necesidad de que la población elegible reciba una tercera dosis de refuerzo para combatir la pandemia.

Temas Coronavirus
Tamaño texto
Comentarios