Liga de Fútbol de Estados Unidos: un negocio redondo que crece

Si Messi compra acciones de Inter Miami, como se sostiene, se sumará a una larga lista de futbolistas que ven con buenos ojos a la MLS. Un repaso del torneo

LO QUIERE EN SU EQUIPO. Beckham sueña con ver a Messi con la camiseta de Inter Miami. LO QUIERE EN SU EQUIPO. Beckham sueña con ver a Messi con la camiseta de Inter Miami.
20 Mayo 2022

“Siempre dije que me gustaría vivir la experiencia de la liga de Estados Unidos, pero no es por ahora”, dijo Lionel Messi, en diciembre de 2020, cuando todavía vestía los colores de Barcelona. Sin embargo, hace apenas unos días, surgió la fuerte versión de que el astro rosarino compraría un 35% de las acciones de Inter de Miami, club que milita en la Liga de Estados Unidos (MLS) y que, actualmente, es copropiedad del ex futbolista inglés David Beckham.

Si bien desde el entorno de “La Pulga” desmintieron por ahora que esto vaya a ser así (también se comentó que Messi podría jugar allí en 2023), lo cierto es que, la liga estadounidense se convirtió en un escenario atractivo. Y no sólo para el arribo de figuras sudamericanas y europeas, sino también como plataforma para el desarrollo de potenciales talentos. Además, la eligen mucho por su gran poderío económico y buena calidad de vida.

Varios jugadores deciden probar suerte en la tierra del fútbol americano, pero algunos eligen Europa antes que Norteamérica ¿El motivo? Aluden que los jugadores no tienen técnica, se abusa del pelotazo, los hinchas no tienen pasión y un sin fin de cuestiones más. Un ejemplo claro lo dio Jefferson Soteldo. El venezolano calificó como pésima su travesía por Toronto FC. “Siento que regalé un año de mi carrera en la MLS”, aseguró el delantero, que llegó como una de las grandes apuestas y no terminó de adaptarse.

El actual Tigres de México, desde su llegada en enero del año pasado por un monto de más de U$S 7 millones, sólo disputó con el equipo de la Conferencia Este 26 partidos en todas las competiciones, con cuatro goles y 10 asistencias. Etapa que, sin dudas, no disfrutó.

Pero, del otro lado de la moneda quien sí defendió a la MLS fue Gonzalo Higuain. El ex delantero de la Selección y actual Inter de Miami, explicó cómo es jugar en EE.UU. y aclaró que no es una Liga para retirarse, como muchos piensan. Sin embargo, hay algunos jugadores en particular que sí cumplieron con esta consigna, como Thierry Henry, Andrea Pirlo, Steven Gerrard y Kaká, entre otros.

“Pensé que vendría aquí y jugaría con un cigarrillo en la boca y no es así; es difícil”, dijo “Pipita” Higuain. “Neymar dijo que quería ir a la MLS. ¡Quieren venir todos! Les gustará la tranquilidad, también que hay menos críticas, se puede vivir tranquilo, con seguridad. Es lo que sentí yo al menos”, añadió el goleador de 34 años.

Por otro lado, además, de los salarios altos, la MLS, a diferencia de cualquier otra liga, tiene curiosidades que no logran pasar desapercibidas. Fue fundada el 17 de diciembre de 1993, pero recién se disputó la primera temporada en 1996, cuando se coronó D.C. United. La competencia se disputa tanto en Estados Unidos como en Canadá y, sobre todo, en épocas de mucho calor (de marzo a noviembre). Esto último por dos motivos: el primero porque a los hinchas no les gusta el frío; el segundo, para no coincidir con el calendario del fútbol americano (NFL).

Forma de disputa

La Major League Soccer (MLS) se divide en dos partes: la temporada regular y los playoffs.

Del torneo participan 28 equipos, divididos en dos zonas (Conferencia Este y Oeste). Cada equipo juega 34 partidos (17 en casa y 17 fuera). El que más puntos suma entre las dos zonas, se proclama ganador y obtendrá el Escudo de los Aficionados, denominado “MLS Supporter’s Shield”.

Los playoffs son un torneo eliminatorio con los siete mejores de la Conferencia. El campeón obtiene el pase a las semifinales, mientras que los otros seis juegan una especie de reducido. El ganador de la eliminatoria, obtiene la MLS Cup, considerada como la Liga, en su totalidad. (Producción periodística: Gonzalo Cabrera Terrazas)

Una negociación diferente

En la mayoría de las ligas del mundo, los clubes son instituciones sin fines de lucro o, en algunos casos, empresas individuales que solicitan y mantienen la afiliación a las ligas. En la MLS, la liga es la única propietaria de las operaciones y cada club es una franquicia de operaciones centrales. Es decir que el contrato de cada jugador es en realidad un contrato con la Liga y no con un club en particular. Por ende, los clubes son dueños de todos los derechos de los servicios de un jugador (pueden adquirir, liberar y retener sus derechos). Además, también tienen límites salariales (como en la Liga de China), que impiden a los clubes pagar a jugadores individuales por encima de una determinada cantidad.

Cuenta con límites salariales

A todos los clubes de la MLS se les da un salario equivalente a repartir entre los contratos de varios jugadores. Esto es denominado “tope salarial” y el promedio era de unos U$S 2,55 millones en 2010.

Pero, desde 2007, existe una regla de excepción llamada Ley del Jugador Franquicia, también conocida como la “Ley Beckham”, que se incorporó a partir de la llegada del jugador inglés David Beckham a Los Ángeles Galaxy, ese mismo año.

Esta regla permite a cada club tener hasta tres “jugadores-franquicia” en su nómina para liberar a una cantidad por U$S 335.000 dólares por jugador elegible. Este modo de operación significa que los jugadores promedio en esta liga son menos remunerados que los jugadores promedio de las de Europa. La regla del jugador franquicia permite fichar algunas de las grandes estrellas internacionales.

Comentarios